Gracias Vincho

253

Por: Robert Núñez Cabrera.
Cuando Marino Castillo (Vincho) defendió vehementemente los intereses de Joaquín Balaguer y el Partido Reformista, después de las elecciones en las que ganó Antonio Guzmán Fernández y el Partido Revolucionario Dominicano en 1978, nos quedó un estela agridulce a los que no conocíamos a Castillo. Nos quisieron presentar al abogado francomacorisano como un monstruo, como un defensor de los peores intereses y un empecinado derechista, enemigo del progreso y la modernidad.

La percepción que nos formamos en aquella tortuosa transición (las primeras elecciones en las que ejercimos en derecho al voto) comenzó a disiparse cuando nos enteramos de la participación de Vincho en las leyes agrarias. ¿Cómo un personaje tan tétrico, según sus detractores, pudo ser el protagonista de las leyes más revolucionarias conocidas hasta entonces?

Corrió el tiempo y la participación de Vincho en los procesos contra la corrupción después de 1986, así como en los programas televisivos y radiales, terminaron por hacernos entender el calibre de sus convicciones, sin importar que estemos o no de acuerdo con sus argumentos. Lo que admiramos del destacado jurista es la fortaleza de sus creencias, la claridad de sus criterios, la obsesión con que se entrega a una causa sin flaquear ni confundir los intereses que ha defendido toda su vida.

Oírlo hablar de reelección no puede sorprendernos, ha sido un creyente consumado de ella, pero en estos tiempos, como hombre respetuoso de la constitución y las leyes, opina y defiende la tesis de la consulta popular, señala que el referendo es la única vía para Leonel Fernández reelegirse, demostrando que no es un pusilánime, que no importa con quien coincida ni a quien enfrente.

Esa entereza es difícil de encontrar en pueblos como el nuestro, son enseñanzas que, sin importar el color partidario, debemos divulgar a las nuevas generaciones, ejemplos de los cuales muy pocas veces podemos ser testigos.

Gracias Vincho, que bueno haber coincidido con usted en la vida.

Fuente:

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here