Fulgencio Espinal defendió sus ideas partidarias bajo el marco del respeto hacia los que le adversaban

527
Fulgencio Espinal. (Foto: FE).

Casos y cosas del mundo.

Por: Víctor M. Peralta.

Caminando por el Mirador Sur, de la capital Dominicana, conocí a Fulgencio Espinal, otrora fogoso dirigente del PRD. Aludiendo a su provincia de origen, le saludaba con un simple -¡Dajabón!. Él, entonces, con voz tenue, pero alegre, me respondía diciendo –¡Arriba Sabaneta!.

Me sentí triste, cuando a primera hora de este lunes, una reseña noticiosa daba cuenta que había fallecido en un aparatoso accidente –Que fácil se nos va la vida -pensé – en un abrir y cerrar los ojos apenas.

Paz a su alma. 

Victor.escritor@hotmail.com

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here