Por: Lisandro Torres
Con la aparición del embajador de los Estados Unidos James Brewster junto a su pareja en actos públicos de carácter oficial en el país, se ha querido institucionalizar y normalizar este tipo de conducta; el que parejas del mismo sexo puedan desempeñar funciones en lo político y privado de manera normal y llevar una vida abierta; fuera del closet.

Lo cierto es “que para lo que el diplomático estadounidense es algo normal, para esta sociedad conservadora, atenta contra las buenas costumbres y la moral”.

A raíz de todo esto, surgen preguntas interesantes, hay alguna intención oculta de los americanos en eliminar los valores morales y construir una República Dominicana liberal, y, si es así, con cuáles fines?

El representante del Gobierno de Obama en el pueblo dominicano, ha recibido duras críticas por parte de las iglesias, los medios de comunicación y otros sectores; el Estado aún no se ha referido al tema.

Fuera de cualquier prejuicio, apelando a la lógica real, si se pone cada vez más de moda la unión entre personas de igual sexo hasta el punto de que desaparezca el vínculo hombre-mujer, estaríamos formando una sociedad estéril, condenada a desaparecer, simplemente porque no habría descendencia; algo que va más allá de lo moral y discriminatorio. Sea a través de la inseminación artificial o del apareamiento en el hombre y la mujer; el esperma del varón tiene que estar en la hembra para que luego de la gestación nazca la criatura.

Quizás la intención de las parejas monosexuales no sea competir con las parejas tradicionales a tal punto de hacer que éstas desaparezcan pero, cómo podemos evitar que no suceda, que la humanidad por estas relaciones estériles que no dan frutos, pueda quedar borrada.

Si es un problema para países europeos, que su población envejeciente sea superior a la joven, qué no será el que dejen de nacer los niños para el resto del mundo? Fuera de lo moral y prejuicial, hay que considerarlo un problema de supervivencia.

La legitimación de las parejas del mismo sexo irá en aumento de manera alarmante, en la medida que los niños adoptados por éstas crezcan, y lo vayan asumiendo como normal, y en el futuro decidan hacer lo mismo que sus padres; también hay que sumar los bombardeos por los medios masivos que promocionan este estilo de vida.
Hasta la próxima!

2 Comentarios

  1. El mayor problema de James W. Brewster, actual embajador norteamericano en República Dominicana, es que no solo ha venido a ejercer una función diplomática, sino a promover la homosexualidad, porque es bien sabido que es un activista gay. Ahí radica el problema, pues no es su condición de homosexual lo que ha causado perturbación en nuestra sociedad, sino su tajante promoción a los intereses del movimiento GLTB. Por su parte las organizaciones que denuncian esta práctica no lo han hecho de la mejor forma, es el caso de la Iglesia Católica, cuyo principal líder espiritual, el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, lo ha enfrentado con su acostumbrada actitud de inquisidor del Medioevo, profiriendo epítetos y palabras zahirientes. Por su lado, gobierno dominicano no le interesa compelir al embajador al respeto de nuestros valores más auténticos

  2. Me parece un chiste la oracion, ‘ATENTA ENTRE LAS BUENAS COSTUMBRES Y LA MORAL… por casualidad te has dado una vuelta por el parque en unas patronales o fiesta de carnaval,,, o hasta en un fin de semana cualquiera, hablas como si el tener pareja del mismo sexo es algo contagioso, no lo es,,, y ya las personas que lo son,,, no seria mejor vivir con honestidad? es una abominacion que digas que esto amenaze la humanidad, muchos jovenes en un futuro tendran familias e hijos, haran en el futuro si sus hijos se muestran con estas tendencias, este pais esta lleno de problemas morales,,, la homosexualidad no es el peor de ellos. que Dios ilumine las mentes calcomidas por la ignorancia.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.