El porque la felicidad no se compra con dinero

127
Tony Cedeño - Escrito

POR: TONY CEDEÑO – Escritor. Reside en Ecuador.

Estamos frente a una gran metamorfosis social prolijamente descrita como una aguda crisis global similar a una guerra, pero con la diferencia de que aquí no hay emisiones de pólvora si no un virus invisible, potente y mutante. 

La omnipresencia del sufrimiento es comparable a una sumisión impuesta hacia una persona privada de libertad en condiciones dictatoriales bajo la flor del astro sol en pleno desierto donde la representación humana es solo un objeto carente de todo derecho. 

¿Cómo incide está etapa en los seres humanos cuando se enfrentan a hechos que son mas fuertes que su voluntad en medio de está psicología de masas, cómo se ve alterada nuestra conducta frente a la pandemia? 

“El heroísmo puede salvar a un pueblo en las circunstancias difíciles; mas aquello que lo hace grande es la acumulación diaria de pequeñas virtudes.” 

-Gustave Le Bon 

Estás pequeñas virtudes practicadas a diario son la vitamina que nos alientan por sobre las interrogantes que flotan en la humanidad entera cuando todos nos preguntamos hasta cuándo y hasta dónde llegarán las consecuencias de está inmerecida pandemia. 

La aceptación como la humildad es fundamental para fortalecer los lazos humanos y aquellos actos donde interactúan los niños son comparables a los actos donde los abuelos vuelven a su infancia cuando sonríen. 

Todo elemento vivo nos nutre, así como los animales y el océano, la fauna, la flora y los pájaros, el arte universal que trasciende a través de una mirada sincera estás manifestaciones emblemáticas nos transmiten una paz intensa e infinita. 

Cada persona puede hacer algo por otro empezando por ser cortés y enunciante de las normas de urbanidad que nada se pierde y mucho se gana siendo agradecidos por la bella fortuna de vivir. 

Hay testimonios muchísimos e incontables como aquellos que han sufrido hondas torturas y cada persona posee en su interior algo de sufrimiento inmerecido como estás palabras fidedignas del Dr. Neurólogo, Psiquiatra y Filósofo Viktor E Frankl 

• La muerte solo puede causar pavor a quien no sabe llenar el tiempo que le es dado para vivir”. 

• “No hay nada en el mundo que capacite tanto a una persona para sobreponerse a las dificultades externas y a las limitaciones internas, como la consciencia de tener una tarea en la vida” 

Nota: Este pensamiento lo escribió el Dr. Frankl en 1942 en el campo de concentración de Theresienstadt. Él estaba consciente de que tenía una tarea en la vida; ¡él la eligió ¡ 

• “El hombre se autorrealiza en la misma medida en que se compromete con el cumplimiento del sentido de su vida”. 

• «La felicidad es como una mariposa. Cuanto más la persigues, más huye. Pero si vuelves la atención hacia otras cosas, ella viene y suavemente se posa en tu hombro. La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida». 

La Logoterapia del Dr. Frankl es -además de un enfoque psicoterapéutico- un estilo de vida que orienta al cultivo de lo significativo, al cuidado de esa forma de caminar que conlleva felicidad. 

• “El hombre en busca de sentido no es un título ingenioso para un libro. Es una definición de ser humano. El ser humano es un buscador de sentido”. 

• “Las ruinas son a menudo las que abren las ventanas para ver el cielo”. 

• “El dolor hace al hombre lúcido y al mundo transparente. El dolor abre perspectivas hasta el fondo”. 

• Algo de lo que compartió Alexander Vesely -nieto del Dr. Frankl- en el Congreso Iberoamericano de Logoterapia acerca de su abuelo, fue que solía decir:” La hora pasa, la pena se olvida, mas la obra queda”. Su tiempo de cautiverio pasó, yo no sé si olvidó su pena, pero ¡qué obra nos dejó¡ Ojalá aprendamos de él a actuar más y a lamentarnos menos»… 

• “El amor a sí mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona que siente el valor de hacerse responsable de su propia existencia”. 

• “He encontrado el significado de mi vida ayudando a los demás a encontrar en sus vidas un significado”. 

• “Nadie tiene derecho a cometer injusticia, ni siquiera aquél que fue tratado injustamente”. 

• “El amor trasciende la persona física del ser amado y encuentra su significado más profundo en su propio espíritu, en su yo íntimo”. 

De estos hechos adversos como los sucedidos en los campos de concentración debemos aprender donde la vida humana no tenía valor alguno y el caos era la reinante imposición efectuada por la muerte aquí nadie tenía privilegios y el horror era una cruel espada lacerando el alma. 

En este presente inevitable de injusticias alguien me dijo: -aquí, en esta vida terrenal es el purgatorio- y yo respondí: todo regresa por su causa y efecto como el búmeran, lo bueno y lo malo está en esa balanza donde cada persona es responsable de sus actos- 

Cohabitamos en medio de una inmerecida violencia, pero el hombre un día sabrá renunciar a sus pasiones y será mas analítico, mas entendedor del porque la felicidad no se compra con dinero, mas humano cuando se enfrente a las injusticias para reclamar sus derechos y exigir un mundo igual y democrático para todos. 

Y que no sea tarde para evitar la guerra porque penoso será el consumismo y el absolutismo si no recapacitamos y una nueva dictadura terrenal obligue a la humanidad a quedar desnuda frente a las piedras y las piedras no se podrán comer. 

No conoceré otra fuerza superior a mi caída agonizante, a mi corazón sangrando, a mi sed necesitada, a mi voz resonante, a nada igualaré más que a mi voluntad que me incita a rebelarme contra mi mismo para seguir erguido entonces no me escudaré bajo la flor nocturna de mis sueños sino que saldré a conquistarlos. 

El valor del decoro es como una luz reflejada en un espejo y el efecto rebote que causa es un destello particular por donde la luz atraviesa por sus segundos indivisibles. 

El decoro es una virtud que habla de la conducta humana está conducta induce al ser a regirse bajo una doctrina inamovible donde el respeto propio e inter social es preservado como una antiquísima joya. 

«La vida… Esta palabra resume todas las riquezas del universo que están ahí, indiferenciadas, caóticas, esperando que una fuerza venga a organizarlas». 

– Omraam Mikhaël Aïvanhov

Dios bendiga tu corazón de niño o de niña porque aún siendo adulto y maduro ese espíritu te pertenece, aunque muchas veces el orgullo no nos permita abrir los ojos pero siempre habrá una oportunidad de conversión para confraternizar entre unos y otros como verdaderos hermanos. Actúa…

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here