¡Dirección en tiempo de decisión!

69
Doctor William Lora

¡Enfoque bíblico!

POR: DOCTOR WILLIAM LORA – Medicina Interna Reside en Santiago Rodríguez.

Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño.

Mientras calle se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día. Porque de día y de noche se agravó sobre mi tu mano, se volvió mi verdor en sequedad es de verano.

Mi pecado te declaré, y no en cubrí mi iniquidad. Dije: confesare mis transgresiones a Jehová, y tu perdonaste la maldad de mi pecado. Por esto orara a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado, ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán estas a él.

Tu eres mi refugio, me guardará de la angustia, con cánticos de liberación me rodearas.

Te haré entender y te enseñaré el camino que debes andar: sobre ti fijare mis ojos.

No seas como el caballo o como el mulo, sin entendimiento, que han de ser sujetado con cabestro y con freno, porque si no se acercan a ti. Muchos dolores habrá para el impío, más el que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

Alegramos en Jehová y gozamos, justos, y canta con júbilo todos vos otros los rectos de corazón.

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Pero pida con fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la ola del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.

Porque ciertamente no socorrido a los ángeles, sino que socorrió a los descendientes de Abraham.

¡Descanso en tiempo de cansancio!

Jehová es mi pastor, nada me faltara, en lugares de delicados pastos me hará descansar, junto a aguas de reposo me pastoreara.

Confortará mi alma, me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte no temeré mal alguno, porque tu estarás conmigo, tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores, unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebosando.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová miraré por largo días.

Venid a mi todos los que están trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Lleva mi yugo sobre vosotros, y aprende de mí que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

De igual manera el espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues que hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecible.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

¡Consuelo en tiempo de tristeza!

Júzgame, oh Dios, y defiende mi causa, líbrame de gente impía, y del hombre engañoso e inicuo.

Pues que tú eres el Dios de mi fortaleza. ¿Porque me has desechado? ¿Porque andaré enlutado por la opresión del enemigo?

Envía tu luz y tu verdad, estas me guiarán, me conducirán a tu santo monte y a tus moradas.

Entraré al altar de Dios, al Dios de mi alegría y de mi gozo, y te alabare con arpa, oh Dios, Dios mío.

Porque te abates, oh alma mía, ¿y porque te turbas dentro de mí? Espera en Dios, porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío.

Que estamos a Tribulados en todo mas no Angustiados, en apuros, más no desamparados, perseguidos más no desamparados, derribados más no destruidos, llevando siempre en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.

De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida.

Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creímos, por lo cual también hablamos.

Y de igual manera el espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues que hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecible.

Más el que escudriña los corazones los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas le ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles, ni principados ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús señor nuestro.

¡Fuerza en tiempo de tentación!

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado.

Sino que en la ley de Jehová esta su delicia y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corriente de agua, que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae y todo lo que hace prosperará.

No así los malos que son como el tamo que arrebata viento., por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos.

Porque Jehová conoce el camino de los justos, más la senda de los malos perecer.

Bienaventurado el Varón que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que le aman.

Amados hermanos míos no herréis.

Más estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codicia ron.

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana, pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podías resistir, sino que dejara juntamente con la tentación la salida para podéis soportar.

¡Alabanza en tiempo de gratitud!

Cantad alegres a Dios habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría, venid ante su presencia con regocijo. Reconoce que Jehová es Dios él nos y no nosotros a nosotros mismos, pueblo suyo somos y oveja de prado. Entra por sus puertas con acción de gracia por sus atrios con alabanzas, alabadle, bendecido su nombre. Porque Jehová es bueno para siempre es su misericordia y su verdad por todas sus generaciones, Amen.

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios.

¡No apagues el espíritu!

¡No menospreciéis las profecías!

¡Examinado todo, retenes lo bueno!

¡Absteneos de toda especie de mal!

Y el mismo Dios de Paz os santifique por completo y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo sea guardado irresponsable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

¡Hermanos orad por nosotros!

¡Gozo en tiempo de perdón!

Ten piedad de mí oh Dios, conforme a tu misericordia, conforme a la multitud de tus piedades, borra mis rebeliones. Lávame y límpiame de mis pecados.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here