Deserción escolar masculina

259


Por Reynaldo Estévez
Hace unos meses en la realización de mi monografía para la Licenciatura en Ciencias Sociales, pude notar algo que me llamo poderosamente la atención, de 56 estudiantes de la tesis solo 8 éramos del sexo masculino; al indagar sobre esto descubrí que ocurre en la mayoría de los grupos universitarios.

Ahora bien es preocupante que al ser tan recurrente se ha asumido como normal que los jóvenes al culminar sus estudios del nivel medio, donde también la matricula masculina es menor, sean muy poco dados a realizar una carrera universitaria. Este es un tema que debe llamar la atención a las autoridades y la sociedad en general en estos tiempos donde se habla tanto de la degradación social, alcohol, drogas, delincuencia, sicariato y otros males directamente relacionados con la poca preparación y la falta de oportunidades.

 

Es urgente que se planifiquen y se planteen políticas públicas que incentiven al sexo masculino a la incursión, ya sea en las universidades o en institutos técnicos donde se puedan capacitar en diferentes áreas que le sean útiles en el diario vivir.

 

Por otro lado, la implementación de la tanda extendida en el nivel medio, tiene sus grandes beneficios, pero si lo estudiamos también tiende a la deserción, en este caso de jóvenes de ambos sexos; si analizamos que la mayoría de los jóvenes a partir de los 14 o 15 años además de realizar sus estudios tienden a realizar alguna labor remunerativa para suplir ciertas necesidades que por distintas razones no les pueden ser suplidas en la gran mayoría de los hogares dominicanos, por lo que he conocido casos de deserción debido a esta situación.

 

En otro aspecto podemos también notar, que al ser la nuestra una sociedad de raíces machista donde el hombre se asume como responsable directo del hogar y que es el que debe saber de dónde y cómo prepararse para mudar la mujer a la hora de contraer compromisos matrimoniales. Al llegar a la mayoría de edad se plantea a sí mismo «tengo dos opciones, estudio y trabajo de lo contrario solo trabajo,» lo que al ser una sociedad como antes hemos dicho carente de oportunidades, termina decidiendo solo trabajar, cosa que mayormente terminan en empleos para los que se tiene poca vida útil porque son en su mayoría ocupaciones en trabajos pesados los cuales deben asumir fruto de la poca preparación, además de que al llegar a los 35 años se va agotando su vida útil en este tipo de labores.

 

Algunas personas ven con asombro que el sexo femenino se va apoderando de muchas plazas en diferentes instituciones públicas y privadas, lo que no es para nada malo, asumiendo que las féminas tienen el mismo derecho, pero si analizamos que este desplazamiento del hombre se debe a la poca preparación académica que está presentando entonces nos llama a preocupación.

 

Es por lo que planteamos que se busquen posibles alternativas para que los varones se mantengan de uno u otro modo en los estudios y de este modo combatir estos males que afectan nuestro entorno, la sociedad dominicana y buena parte del mundo.

Esperando despertar el interés de nuestra gente, las autoridades inmediatas y del estado en sentido general para que se enfrente de manera efectiva esta situación que acontece en nuestra sociedad, ante nuestros ojos y que merece ser enfrentado si queremos en realidad un futuro mejor.

1 Comentario

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here