Démosle a nuestra Carta Magna la solemnidad que se merece

228


Por Víctor M. Peralta
No la banalicemos. Es el cordón umbilical que nos une como dominicanos. No seamos tan tercos y tan ambiciosos.

Para reformar la Constitución se requiere del voto favorable de las dos terceras partes (148 votos) de los miembros de la Asamblea Nacional y el PLD unificado cuenta con menos de 100, es decir, le faltarían unos 50 votos. La casi totalidad de la oposición la rechaza, y lo que es peor, dentro del PLD hay muchísimos legisladores que no la favorecen. ¿Y entonces? ¿Por qué insistir? Ya lo habíamos planteado antes: Danilo Medina 2020−2028.

Es vedad que en cuatro años no se puede hacer todo lo que se halla ideado o planteado en un programa de gobierno que permita llevarlo a feliz término. Es verdad que dos periodos consecutivos sería lo ideal. Pero la realidad nuestra es otra cosa. En el año 2010 se consensuó con todos los sectores que inciden en la vida nacional una reforma a la Constitución de la Republica que significó mucho esfuerzo, disputas, pleitos, encontronazos, y cuantiosos recursos económicos, para de buenas a primera querer dar marcha atrás, como si ciertamente fuera un «pedazo de papel» que se estruja, se rompe y se echa al zafacón.

A los promotores de la reelección del Presidente que lo cojan con suavena, que no os desepereis, porque será a partir del próximo periodo presidencial cuando habremos de abocarnos a una reforma que permita la reelección en dos periodos consecutivos. Pero de cara al año 2024, que no favorezca ni al que está ni al que venga de manera automática. Pero como Danilo Medina vuelve en el 2020, y si al término de ese mandato constitucional mantiene la misma simpatía del electorado, pues lo más lógico es que sea favorecido con un nuevo período a partir de las elecciones de 2024. Así las cosas.

La nacionalidad de Hitler.
Muchos creen que el dictador Adolfo Hitler era de origen alemán, pero no lo era, ya que nació el 20 de abril de 1889 en Braunan, localidad austriaca. En 1876 su padre Alois Schickgneher, un modesto funcionario de aduanas, había adoptado el apellido Hitler, que llevaría Adolf durante toda su vida. En 1908 Hitler se trasladó a Viena, donde los sueños de convertirse en un gran pintor se vieron truncados al no ser aceptado en la Academia de Bellas Artes. Durante su estancia en Viena se ganó precariamente la vida como dibujante de tarjetas postales. En 1913 se dirigió a Munich y un año después, cuando estalló la primera guerra mundial, se alistó al ejército alemán. Como se ve, Austria era su país de origen. Lo demás lo recoge la historia.

Curiosidades sobre la biblia.
Según estudios realizados, en el lenguaje de la antigua Biblia, en el arameo no había forma de decir «muchos (as), por lo que en su lugar se escribía «40». Por ejemplo, cuando en la Biblia se menciona «por 40 días» equivale a decir «por muchos días»

El artista más prolífico de México.
Agustín Lara, Aguirre del Pino, su apellido, amaba la música desde que era apenas un niño, y a pesar de que su padre quería verlo convertido en médico, el siguió el llamado de su vocación, llegando a ser el compositor mexicano más prolífico y famoso. Nació en 1896 en la ciudad de México. A los 13 años la situación económica lo obligó a emplearse como pianista. Al final de su carrera había compuesto unos 600 boleros, que fueron interpretados después por las mejores voces y en diversos idiomas. En su larga lista de amores se destaca el nombre de la actriz María Félix, para quien compuso la famosa canción María Bonita. Aunque nunca tuvo descendencia, adoptó al hijo de una de sus esposas, Viney Lárraga. Agustín Lara tenía 74 años de edad cuando la muerte lo sorprendió en su ciudad natal en 1970.
Victor.escritor@hotmail.com

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here