Casia Thomas: La vida de un personaje (1-2)

466
Maestra Casia Miguelina Thomas, muestra su medalla como mejor estudiante de Educación Física.

19 años de servicios. “Me nombran Puerto Plata, porque era comunista”.

POR: JUAN PABLO BOURDIERD.

Reciban un saludo muy especial de SabanetaSR y SabanetaTV. Hoy, con nuestra segunda entrega, “La vida de un personaje”. En esta oportunidad tenemos “la mujer deporte” de Santiago Rodríguez, Casia Miguelina Thomas, hija de Lima Durán Lora y de Juan Alberto Thomas Jaquez (Bitico). Nació el 20 de julio de 1959, en Sabaneta, Santiago Rodríguez.

Casia, háblanos de ti —Yo era muy inquieta y juguetona, me gustaba mucho compartir y jugar como todo niño. Tengo dos hijos, un varón y una hembra: María Victoria Espinal y Víctor Manuel Espinal. Además, tengo cinco hermanos: Juan Adalberto, Miriam, Daidy y Albania Thomas. También vivieron en mi casa Hilda Durán y Sandra Simé; pero mi hermana especial es Albania. Ella siempre me ha dado apoyo, aunque ahora está muy enferma, pero yo le estoy pidiendo al Señor que le dé salud.

 —Mis estudios de primaria los realicé en el colegio San Ignacio de Loyola (Colegio Parroquial), mientras que los estudios de secundaria los hice en el liceo Librado Eugenio Belliard. Ahí estudiaron conmigo: Leira Hernández, Jhonson (El Moreno), Cecilia Rodríguez, Dulce Rodríguez, Sahara Vargas, también Ignacio Cruz (fallecido).

En ese período formativo, ¿hubo alguna persona clave para ti? —Quiero resaltar que, en la primaria, la maestra Eunice Jimeno fue la maestra más especial para mí, para mi vida en mis estudios de primaria. Yo era muy inquieta, como te dije. Me fugaba de clase con frecuencia. Tenía por costumbre escurrirme de las clases a los maestros para ir a jugar a la cancha y al patio. Practicaba todos los deportes, pero me gustaba más el voleibol; mi pasión por el baloncesto llegó después que inicie la universidad.

Pero yo entiendo que estudiaste Agronomía. Háblanos de eso, Casia —Yo comencé la carrera de Ciencias Agrícolas (Agronomía) cuando existía el Colegio Universitario (C.U.) en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), en la Extensión Santiago Rodríguez, pero era inevitable la Educación Física era mi vida, desde pequeña amaba el deporte; pero lo que cambió todo fue que anunciaron que en Plan Piloto de la capital iban aceptar mujeres para estudiar esa carrera.

De aquí estuvieron conmigo María Cáceres, Nino Saint-Hilaire, profesor Jaquez y otros de algunos campos de la provincia. Éramos 44 mujeres y más de 106 hombres, porque fue la primera vez que iniciaron la carrera de Educación Física para mujeres Plantel Piloto. Me llevaba bien con ellos, ellos me querían mucho, nos tratábamos bien; ellos tenían más habilidades y destrezas y nos enseñaban. Saint-Hilaire y yo estuvimos entre los cinco mejores estudiantes de la promoción de 150. Fuimos premiados con la medalla de oro. 

Club de voleibol Fifa Varga – fundado por Casia Thomas

Casia Thoma es fundadora del Club Gilson García (CGG), eso registra nuestra “historia chiquita”, como dice nuestro querido Pedro Carreras Aguilera. ¿Quiénes más se involucraron en ese hermoso proyecto? —¡Qué tiempos aquellos! Además, estuvieron Mercedita Bourdierd, tesorera; Néstor Estévez, periodista; José Rodríguez (Mike Disco Light); José Luis Saint-Hilaire y José Carrasco (Chachito), que fue la persona que motivó la formación del Club, además de las motivaciones previas que teníamos al observar la organización del baloncesto de Santiago. Mientras, club Fifa Vargas surgió al existir tantos jóvenes en el barrio donde vivo como: Kariny Thomas, Yoselin Durán, hoy profesora de Educación Física, Lisandra Simé, Misely y un etcétera largo.

Casia, ¿cuál ha sido el evento más importante en tu vida, eso que le dio el rumbo? —Lo más interesante que me ha pasado es que se abriera la carrera de Educación Física y que yo pudiera ejercerla. En aquellos años esa era una carrera muy difícil por la prueba de aptitud física, muy difícil. Hacíamos más ejercicios que las Fuerzas Especiales. Era duro, en ese momento, ser profesor de Educación Física era para los hombres.

¿Cómo iniciaste, qué pasó en ese momento? —Comencé a trabajar después de graduarme, en el periodo del presidente Salvador Jorge Blanco y porque no era de ese partido me nombraron, de maldad, en Puerto Plata, en el ingenio Monte Llano. Según ellos, yo era comunista. El área deportiva era un campo de fútbol, porque la mayoría de los estudiantes de los centros educativos eran de origen haitiano.

Te nombraron en Puerto Plata ¿Y cómo hiciste para trabajar? ¿Te mudaste para allá? —Pasé mucho trabajo. Me iba de aquí con Nino Saint-Hilaire en un motor que compró. Él trabajaba en la parte urbana de la Provincia. En aquellos tiempos llovía mucho y desde Navarrete hasta Puerto Plata llovía en cantidad. Ya te puedes imaginar. Después de durar aproximadamente dos años en ese primer centro, me trasladaron a Santiago, al colegio San Martín de Porres, por la ayuda de Juan Peralta Pérez. Un día nos encontramos mientras él iba para el aeropuerto de Puerto Plata, me dijo: “Yo no estoy en mi gobierno, pero Ivelisse Prats de Pérez es mi amiga. Renuncia, que yo te voy a conseguir un nombramiento en Santiago”.

Casia, ustedes son un ejemplo de dedicación y sacrificio para las jóvenes generaciones. Entrando en un plano más personal, ¿qué come la maestra de Educación Física, ¿cómo se cuida esa profesional del desarrollo físico? —Como una gran fajadora que soy me gusta comer de todo. Pero, sobre todo, me encanta arroz, habichuela y carne, la “bandera dominicana”.  

Maestra Casia Miguelina Thomas: La vida de un personaje 1-2

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here