Aunque Mateo Cepeda hizo aportes valiosos a Sabaneta, nunca ha sido reconocido

4
72
Mateo Cepeda. (Foto: Melissa Caba).

Por: Marcelo Peralta.
San Ignacio de Sabaneta, Santiago Rodríguez, R.D.- Mateo Cepeda nació el 15 de septiembre de 1897, era un hombre, visionario, bohemio, solidario, humanitario, altruista, adinerado, bonachón, querido, aclamado, atraído por parentescos familiares hizo de San Ignacio de Sabaneta su segundo hogar que junto a su hermano Polín Cepeda, un maestro constructor, que en poco tiempo se adueña de los corazones de humildes ciudadanos a quienes extiende ayudas humanitarias.

Son innumerables las obras sociales, caritativas, humanitarias, comunitarias favoreciendo a multitudes sin esperar nada a cambio, que a pesar de las ayudas y favores extendidos, ni siquiera una esquina de las calles de la ciudad ha sido bautizada con su nombre en reconocimiento a esas loables y altruistas labores.

Su hermano mayor Don Polín Cepeda, fue un maestro constructor fue quien conquista a Mateo Cepeda quien se dedicaba al oficio de espiritista, un hombre acaudalado, versátil, dinámico, altruista, diestro, bailaba, disfrutaba, bonachón, dinámico, pimentoso, de piel oscura, extraordinario ser humano, dotado de cualidades excepcionales, hizo de Sabaneta su segundo hogar.

Viajaba desde Santiago todos los domingos a San Ignacio de Sabaneta a hacer obras altruistas, sociales y comunitarias y su lugar predilecto era el bar Tropical propiedad de Don Damián Núñez, que tiempo más tarde lo cambio por el Centro Bar.

Con el oficio de espiritista amazo fortunas económicas que destinaba para la compra de instrumentos a beneficio de la banda de Música, equipos para el benemérito Cuerpo de Bomberos, donaba santos para las iglesias de San José, San Roque, televisor, reparación de la glorieta y bancos para el Parque Municipal Patria, cancha, verja gran esta actividad acumulo grandes fortunas económicas, las que destinaba a obras sociales, tanto en Santiago como en San Ignacio de Sabaneta.

Foto: Marcelo Peralta.
Foto: Marcelo Peralta.

Mateo Cepeda aportó para terminar la glorieta, dono bancos para el Parque Patria, un televisor, la pared de la cancha, puertas de hierro y bolas para deportistas del liceo Librado Eugenio Belliard, cuando funcionaba en el local del Partido Dominicano entre las esquinas General Gregorio Luperon, San Ignacio y Pedro Thomas.

Partes del dinero que ganaba en su oficio como espiritista los redistribuía a beneficio de personas necesitadas pertenecientes a barrios y comunidades rurales, acciones que eran aplaudidas por residentes, sin embargo, a pesar de esas bondades de este humilde y altruista ciudadano, nunca su nombre ha sido recordado con la designación de una calle.

En el 1963, Mateo Cepeda viaja al extranjero adquiriendo valiosos y costosos instrumentos los cuales dona a la prestigiosa Banda de Música de San Ignacio de Sabaneta, una de las favoritas escogidas por el presidente Rafael Leónidas Trujillo para las inauguraciones de obras construidas en su gestión.

Esta Banda de Música ha producido grandes luminarias que han brillado en el estrellato poniendo de relieve el nombre y honra municipio de San Ignacio de Sabaneta, provincia Santiago Rodríguez.

Quienes tuvieron la oportunidad de conocer a Mateo Cepeda resaltan sus bondades, desprendimiento, solidaridad con los sabaneteros, quienes testifican que con frecuencia viajaba a Estados Unidos, Puerto Rico y España a comprar decenas de santos que donaba a templos católicos de Santiago Rodríguez.

Esa labor altruista de repartir santos y favorecer con dinero en efectivo a personas necesitadas las realizaba junto al carismático y dinámico ya fallecido Pepe Ramos.

Era una tradición de Mateo Cepeda viajar desde Santiago a Sabaneta todos los domingos a hacer obras caritativas a beneficio de personas e instituciones sin fines de lucro radicadas en la ciudad de San Ignacio de Sabaneta quien se habría enamorado de la comarca contagiado con el verdor de su entorno, hospitalidad, solidaridad, sencillez, buen humor, higiene de sus calles, convivencia sana de sus moradores.

Por su posición económica, Cepeda era un hombre de prestigio, de vestir impecable, lujosos vehículos de último modelo, gustaba de bailar, disfrutaba de la camaradería y su lugar predilecto de diversión era el Tropical Bar propiedad de Don Damián Núñez.

Ya con una edad avanzada Mateo Cepeda, sufrió un derrame cerebral que paraliza su accionar siendo llevado a Estados Unidos donde permaneció paralítico por alrededor de 12 meses, aunque sigue luchando y logra reponerse.

Los médicos determinaron que para trasladarse de un pueblo a otro era necesario un medio de transporte especial y adquirió un carro dotado de los ultimaos adelantos y a través de esta forma se movilizaba.

Cepeda fallecio el 9 de septiembre de 1976, a los  79 años de edad, dejando su legado por la serie de obras sociales, humanas y comunitarias que hoy día sirven de referente a sus familiares, amigos, amigas, allegados, aunque nunca se les conocieron hijos e hijas, pero sus recuerdos perduran en la memoria de cada uno de los sabaneteros por los frutos imperecederos generados.

Foto 1: Melissa Caba.
Foto 2: Marcelo Peralta.

COMPARTIR

4 Comentarios

  1. Lo que mas disfrutaba Don Mateo Cepeda era juntar un grupo de muchachos (varones todos) para tirarle dinero menudo en las famosas “garatas con puno”. Era de lo mas comico ver todos esos chicos arrastrarse en el suelo del parque para recojer los menudos. Don Mateo vivia en Santiago en La Urbanizacion Consuelo y su casa vivia llena de personas que iban en busca de salud o suerte. Recuerdo como ahora cuando murio, pues mi familia vivia cerca de su casa.

  2. Hola yo soy la bisnieta De Mateo Cepeda. Por favor la persona Que escribio este articulo si se puede comunicar conmigo. Los hijos y nietos De Mateo Cepeda estan vivos.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales).