Tres mujeres matan maridos por asuntos pasionales

210


Por José A. Thomas, Teuddy A. Sánchez y Ruddy Germán
Tres mujeres mataron anoche a puñaladas a sus respectivos maridos en hechos ocurridos en San Cristóbal, Gualey en el Distrito Nacional, y Jimaní, provincia Independencia, informó la Policía.

Los hombres ultimados son Ángel Luis Rivera Medina, de 49 años; Robinson Amador Vásquez, de 32, y Aurelio Joel Cuevas Pérez (Tití), de 29. La oficina de Relaciones Públicas de la Policía informó que Rivera Medina fue ultimado de varias puñaladas por su mujer Altagracia Pérez Casilla, de 39 años. La mujer mató a su marido luego que éste le propinara una golpiza en la calle y otra en la vivienda que ambos compartían, alegando que la victimaria había estado con otro hombre en un motel de esta ciudad.

Rivera Medina murió en la clínica Doctor Betancourt, de San Cristóbal a causa de heridas penetrantes en el lado izquierdo del pecho y en el costado de ese mismo lado.
El suceso se produjo anoche en la calle Proyecto Licorero número 13-B, en el sector Lavapiés, de esta ciudad, donde vivía la pareja, de acuerdo al informe de la Policía.
Según versiones, Rivera Medina y su mujer discutían muy a menudo debido a que el hombre la acusaba de serle infiel con otras personas.
Las mismas versiones indican que ayer Rivera Medina estuvo llamando a su mujer por teléfono durante la tarde, pero esta no respondió debido a que estaba rifando un juego de vasos con motivo del Día de las Madres.
La pareja se encontró en la avenida Constitución, frente al Banco León, en el centro de la ciudad, donde Rivera Medina le propinó varios golpes en la vía pública acusándola de «haberse desaparecido durante varias horas».
Testigos del hecho dijeron que la mujer se dirigió a su casa y que su marido la siguió, por lo que algunas personas pensaron que el pleito había terminado.
Estando en la casa Rivera Medina golpeó a su mujer nuevamente en la cara y en otras partes, tras lo cual la señora tomó un cuchillo de la cocina y le infirió varias cuchilladas, causándole la muerte.
Vecinos del lugar trasladaron al hombre en estado agónico a la clínica Doctor Betancourt, donde murió.
La mujer se entregó a la Policía alegando que mató a su marido cuando éste la golpeaba por segunda vez.
El cadáver de Rivera Medina fue enviado al Instituto Nacional de Patología Forense para fines de autopsia.
La detenida será entregada hoy al fiscal de San Cristóbal para que le sea dictada medida de coerción.
Caso de Gualey
De otro lado, la Policía informó que Robinson Amador Vásquez, de 32 años, murió en el hospital Doctor Luis Eduardo Aybar a causa de herida penetrante en el costado izquierdo que le provocó una hemorragia masiva, según un certificado médico legal.
Amador Vásquez fue ultimado por su concubina Rosángela Heredia Féliz (Rossy), durante un pleito en la vivienda de ambos próximo a La Pocita, de Gualey, a orillas de río Ozama.
La Policía informó que Rossy huyó del lugar luego de apuñalar a su marido, por lo que es buscada para ser sometida a la justicia.
Sunilda Paulino Beato, de 28 años, quien vive a cuatro casas de la pareja, dijo que el hecho se produjo anoche alrededor de las 11:45.
Relató que Robinson y Rosángela discutieron en forma acalorada por motivos pasionales, lo cual llamó la atención de los vecinos.
Dijo que una hija suya de doce años le avisó que Robinson y su mujer se estaban dando golpes debido a lo cual fue a mediar para evitar una desgracia, pero precisó que ya era demasiado tarde.
Informó que Robinson estaba tirado en el piso en un charco de sangre, con una herida penetrante en el pecho.
Luis Dionicio Ferreira, primo de Amador Vásquez, dijo a los investigadores de la Policía que la pareja discutía constantemente por motivos pasionales.
Moradores de Gualey criticaron que varias horas después ningún médico legista se presentara al lugar a levantar el cadáver, lo cual fue dispuesto por el fiscal Juan Cueto.
La Policía trata de localizar a la mujer para someterla a la justicia.
Por otra parte, una mujer mató anoche a su marido de varias puñaladas en El Limón de Jimaní, durante un pleito por motivos pasionales.
Aurelio Joel Cuevas Pérez (Tití), de 29 años, fue ultimado por su mujer Candy Ambioris Rosario Pérez de 35 años.
Cuevas Pérez murió cuando era atendido en el Hospital General Melenciano de Jimaní.
El hecho ocurrió en la calle Duarte esquina 27 de Febrero de Jimaní, donde vivía la pareja.
Familiares del fallecido se presentaron con intenciones de ultimar a su vez a Rosario Pérez, por lo que agentes policiales tuvieron que realizar varios disparos para poder trasladar a la detenida hasta la dotación de la Policía.
EL DATO
Rio de sangre
En las últimas semanas por lo menos doce mujeres han sido asesinadas por sus parejas en hechos ocurridos por motivos pasionales.
Fuente:

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here