Tarea inmediata en el PLD: acabar con el grupismo

192


Por Arturo López

Nadie puede imaginarse la cantidad de adversarios políticos que se le hacía difícil contener el gozo que le producían los problemas internos del Partido de la Liberación Dominicana y de que satisfacción tan honda le ha impedido la alta dirigencia de este partido, el que finalmente no nos dividiéramos en grupos irreconciliables como ha sido el caso de otras organizaciones políticas.

Y es que se les olvida varios aspectos entre ellos algunas frases ya célebres que como decía el fundador del PLD Juan Bosch, «este es un partido diferente en América y el mundo» o como ha dicho el sabio político peledeísta Euclides Gutiérrez Feliz que «en República Dominicana no caben dos PRD» al referirse a lo que se ha producido por más de una vez en esa organización política, otrora la más poderosa del país.

No hay dudas de que esta fue una crisis que nos ha marcado para siempre y si somos todavía ese PLD que fundara Bosch, tenemos que abocarnos irrevocablemente a buscar las causas profundas de estas diferencias y aplicar los correctivos necesarios para que no se vuelva a producir.

El grupismo sin dudas es la peor enfermedad que nos acecha.

Hay numerosas explicaciones la mayoría validas, pero hay una que estimamos es la más importante: la masificación sin formación es un cáncer que ha hecho explosión y ha amenazado con una metástasis que se hace urgente aplicarle el debido tratamiento que lo apacigüe mientras se trabaja en su eliminación total.

Entre lo aprobado el pasado 8vo Congreso Nacional Comandante Norge Botello se encuentran las herramientas que pueden dar al traste con este mal, pero tal parece que su ritmo y profundidad tendrá que aplicarse con mayor urgencia en los días por venir del PLD.

El abocarnos a una nueva campaña electoral sin que el problema del grupismo por el protagonismo que querrán tener nos pondrá a todos los peledeístas ante un reto para evitar que la lucha soterrada y no soterrada por sobresalir o aplastar a otro peledeístas ubicado o no en determinado grupo, obligue a sentarse a muchos o hacerlos sentir marginados de ese proceso.

Proceso que no será fácil, porque aunque tenemos un candidato seguro ganador como el presidente Danilo Medina, todos los cañones de la oposición apuntarán a todos los blancos vulnerables o no que constituye el PLD y su dirigencia, dígase Comité Político, el propio partido como tal, el ex presidente Leonel Fernández, ex funcionarios y dirigentes particularmente influyentes nuestros y sobre todo al propio mandatario a quien ahora empezarán a inventarle fracasos y fiascos de toda índoles amén de quien sabe que otra clase de acusaciones sacadas del enfermo imaginario de los frustrados, envidiosos y malvados que pueblan buena parte de la oposición política dominicana.

El futuro inmediato del PLD es trabajo unitario hacia adentro para enfrentar el vendaval que nos vendrá desde afuera en los días por venir.
Fuente:

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here