Quien no se rinde

165
Tony Cedeño - Escritor

POR: TONY CEDEÑO – Escritor Reside en Ecuador.

Inmarcesible con una lontananza de cielo estrellado y atónito Dios aprecia el desgaste del hombre.
La falta de profundidad en los valores, la carencia de lo totalitario en lo divino, la conformidad con los placeres más aberrantes, la disolución del diálogo sobrepasado por la violencia, mientras ilustres entre comillas de manos de la corrupción se roban el sueño de muchos.

Debe existir la discrepancia porque alguien se impone entonces se mancilla la democracia y la justicia terrenal se ve desplazada por mentes carentes de amor.

A pocos les importa la cultura porque el mundo material les ofrece paraísos llenos de fantasmas donde el éxtasis de la droga cada día los consume.

Pensamos mucho en el futuro y eso nos roba la atención en el presente porque ambicionamos tanto y deseamos aquí y ahora la conquista de una gran fortuna.

Queremos un palacio, el auto del año, llenarnos de lujos extremos ¿pero cómo está mi yo interno, qué me dice?

Ciertamente hay en cada ser humano una voz que viene del corazón y a la razón no se le puede engañar. Somos predestinados desde antes de nacer a pasar por un periplo de experiencias y cada una nos dejará grandes enseñanzas.

En la actualidad estamos mas preocupados por lo que llega a través de un monitor y olvidamos lo esencial que es el vivir despacio y sin apremios.

Los hechos sucederán conforme a los designios del Omnipotente pero primero hay que bajar la marcha y meditar en el porqué de los sucesos superando la dualidad que no nos deja avanzar porque pasamos una vida aterrados en medio de miedos sin fundamentos, hay que creer en uno mismo para superar estas vicisitudes.

Compartir palabras desvanece las penas, da esperanza al corazón, lo aliviana de la carga del tiempo y lo lleva a otro territorio donde el amor construye su infinito, pero muchos no expresan sus dolores y llevan en silencio su Cruz y sus desventuras.

Mientras seguimos sobreviviendo en medio de un mundo lleno de caos que cree perder la esperanza.

Y habrán otros que intenten salvar a otras almas que ya no creen en nada porque sus martirios son más grandes que sus sueños. En qué lugar estás tú cohabitando junto a tu prójimo.

La vida seguirá siendo un yermo para quien la desprecie, un vacío para quien no la busca, un desperdicio para quien la aborrece, pero para quien la lleve en su regazo será un esplendor de estrellas por las noches. Algo místico, algo más allá de las culpas y los miedos, algo incontenible que se desborda por la proa de los sueños y quien los persigue será dichoso, pero habrá mas para quien no se rinde. 

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here