Que nadie le ponga precio a tú trabajo!

310

Reflexión
Por: Emilio César Rodríguez.
Cuentan que en años atrás, en Atlanta, Georgia, E.E.U.U., en la oficina principal de una empresa licorera, en horas de la madrugada se paralizó de repente la producción de gaseosas por una avería en uno de los equipos. La situación no pudo ser controlada por el personal de turno, teniendo que llamar al Presidente de la compañía e informarle lo sucedido. Inmediatamente el Presidente de una empresa licorera llamó a un técnico para que fuera inmediatamente a la empresa. Una vez juntos en la planta y luego de revisar detenidamente el equipo delante del Presidente de una de las multinacionales más grande del mundo, el técnico observó inmediatamente un tornillo flojo. Sacó de su caja de herramientas un destornillador, apretó el tornillo y la máquina comenzó a trabajar inmediatamente.

Asombrado de la facilidad con que el técnico resolvió el impase, el Presidente de la empresa ordenó inmediatamente que hicieran un cheque para saldar el gran servicio prestado. Cuando preguntaron al técnico el monto de sus honorarios, éste respondió: US$10,000.00. A lo que el Presidente exclamó: !!!Diez mil dólares por apretar un tornillo!!!!!!! ¿Será ésto una falta de respeto o una frescura? Dejemos para mañana el pago, y que nos emita una factura con comprobante fiscal detallándonos el porqué está cobrando US$10,000.00 por apretar un tornillito.

Al día siguiente, el técnico envió la factura con su NCF correspondiente, directamente al despacho del Presidente de la Coca Cola con el siguiente detalle:

Apretar Tornillo………………………….      US$1.00
Saber ¿cual tornillo apretar?……….US$ 9,999.00

TOTAL……………………………..    US$10,000.00

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here