Historias que enseñan: El Puente

0
255
Por: Nicanor Peralta.
Un par de hermanos vivieron por muchos años en granjas cercanas, cultivaban compartiendo maquinarias y cosechando en armonía hasta que un día entraron en conflicto, por primera vez en 40 años. Todo comenzó con un pequeño malentendido y fue creciendo hasta que intercambiaron palabras y dejaron de hablarse, se podría decir, que se hicieron enemigos.

Una mañana alguien llamó a la puerta de Luis, el mayor de los hermanos, era un hombre con herramientas de carpintero «Estoy buscando trabajo», dijo el extraño, «quizás usted requiera algunas reparaciones en su granja».

-«Sí», «tengo un trabajo para usted.

Mire al otro lado del arroyo, en aquella granja vive mi vecino, bueno, de hecho es mi hermano menor, quien desvío el cauce de ese arroyo la semana pasada para que cubriera la hermosa pradera que había entre nuestras granjas y las separaras. Lo hizo para enfurecerme, pero le voy a hacer una mejor.

¿Ve usted aquella pila de madera junto al granero? Quiero que construya una cerca de dos metros de alto, no quiero verlo jamás.»

«Creo comprender la situación», dijo el carpintero.

El hermano mayor ayudó al carpintero a reunir los materiales antes de salir para el pueblo por el resto del día a buscar provisiones. Al atardecer regresó, el carpintero justo había terminado su trabajo.

El granjero quedó estupefacto, su quijada cayó. No había ninguna cerca de dos metros, ni nada parecido, lo que había era un puente que unía las dos granjas por encima del arroyo, una hermosa y fina pieza de arte, con pasamanos y todo.

En ese momento su vecino, su hermano menor, cruzaba el puente desde su granja y abrazando a su hermano mayor le dijo:-«Eres grande mi hermano, que enseñanza me has dado, construir este hermoso puente después de lo que te dije y te hice».

Mientras se reconciliaban los hermanos, el carpintero tomaba sus herramientas para marcharse.

«No, espera», le dijo el hermano mayor al carpintero, «Quédate unos cuantos días, tengo muchos proyectos para ti».

«Me gustaría quedarme», le contestó, «pero tengo muchos puentes por construir».

Los malentendidos nos alejan de la gente que queremos, el orgullo se antepone a los sentimientos, no permitas que eso ocurra en tu Vida, aprende a perdonar y valorar, eso no cambia en nada el pasado pero puede cambiar significativamente el futuro.

No guardes rencores ni sentimientos amargos que te lastiman y alejan de las personas que te quieren, aprende a ser feliz N0 permitas que un pequeño desliz malogre una gran amistad…Recuerda que el silencio muchas veces es la mejor respuesta.

Fuente:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here