Dominicano admite quemó con soplete exesposa por romper relaciones con él

244

Por: Miguel Cruz Tejada
NUEVA YORK._ Contraponiendo su confesión en el interrogatorio con la policía y su declaratoria de «no culpable» ayer miércoles en la Corte Suprema Estatal, un hombre dominicano identificado como Carlos Díaz, les dijo a los investigadores en el cuartel que quiso asesinar a su ex esposa, Cathy Zapata, quemándola con un soplete, pero falló en el intento.

Díaz, relató fríamente que estaba celoso porque su ex mujer había enviado fotos de ella desnuda a otro hombre, pero también la celaba con Gerson Marchena, el propietario de una tienda de repuestos de vehículos al que también quiso matar utilizando la misma antorcha que en ese momento no prendió.

Narró que poco antes de quemar a Zapata fue a una panadería de a avenida Dickman a comprarle un café. «La quería engañar, tenía el plan hecho desde la noche anterior», añadió.
Dijo que primero le echó aceite en la cara y luego le pegó el soplete mientras ella estaba sentada en su carro en el estacionamiento del supermercado Pathmark de la calle 207 en el Alto Manhattan.
Díaz de 35 años de edad, indicó que cuando fue a comprar el café, fue para ganar tiempo y que sus hijos ya estuvieran en la escuela.
Reconoció que su ex pareja sospechaba algo, por lo que no perdió más tiempo y le lanzó el aceite en el automóvil. «Le rocié el aceite para el motor de arranque en la cara y luego le puse el soplete.»
Ella sufrió quemaduras de segundo grado en el cuello y la cara y fue internada en la Unidad para Quemados del hospital Harlem.
El juez Gregory Carro citó a Díaz para el 10 de abril, mientras lo mantiene en la cárcel sin derecho a fianza.
«Algunas partes del pelo de la señora Zapata se quemó hasta el cuero cabelludo», le dijo el fiscal Scott Lee al magistrado.
Díaz sostuvo que cuando le roció también el aceite al propietario de la tienda, el soplete no encendió.
El criminal fue detenido cuando trataba de huir de la escena y confinado en el cuartel 34 donde fue procesado para los cargos.
Fuente:

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here