De usted depende

262


Por: Robert Núñez
En una sociedad inducida a consumir para enfermarse como la nuestra, de las primeras cosas que aprendemos es que lo dulce es bueno. En las fiestas predominan los caramelos, bizcochos, galletas, refrescos, en fin, todo lo que es dañino al ser humano.

Son muy pocos los alimentos que se puedan identificar como nutritivos y saludables en la dieta diaria. La industria se empeña en hacer de nosotros consumidores inconscientes, se aprovechan de la ignorancia y con una tremenda influencia propagandística nos han convencidos que lo que tenemos que comer es «alimentos» cargados de grasa, azucares, cereales refinados y otras tantas porquerías diseñadas para agradar al paladar y engrosar los bolsillos de unos cuantos.

Si combinamos la alimentación con el negocio de los medicamentos descubriremos las «coincidencias» entre productores alimenticios y compañías farmacéuticas. Pecaríamos de fabuladores si incluyéramos a los profesionales de la medicina en esto, porque en su mayoría se dejan manejar por los mismos predicamentos que han convertido a esta sociedad en consumidora de productos para enfermarse, ellos también son parte de los que por ignorancia sufren las consecuencia de éste perverso negocio.

La campaña del Gobernador de New York Michael Bloomberg contra las bebidas azucaradas es tan solo el comienzo de la lucha que habrá ede librarse con los que negocian con la salud de la población. Son sectores sumamente poderosos que están insertados en todos los estamentos de poder a nivel mundial. Pero hay una batalla que se puede librar sin enfrentarlos, es tomando consciencia de qué debemos comer y beber, eso lo podemos hacer con voluntad y decisión. De usted depende.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here