Cosas Nuestras. «Simplemente Damián…2 de 2″‏

243
Continuación….»Simplemente Damián».
Por: Roberto Núñez Guzmán
EL POLITICO: Damián en sus inicios de juventud no milito en partido político alguno. Sus ideales siempre estuvieron por encima de las apetencias particulares de cada partido; pues siempre abrazo el bien común, la libertad y la democracia. Debo destacar que su hijo Robert de una u otra forma fue inspirado por su padre, pues en su juventud se destaco sobremanera en nuestra Sabaneta querida por sus ideales revolucionarios por los cuales fue objeto de encierros y persecuciones militares. Mi protagonista defendió a capa y espada a su hijo, enfrentándose, desafiando y prácticamente humillando a los jefes militares de la época, hasta que al final le doblo el pulso ganándose el respeto y la consideración de los poderosos militares de la época.-

Ese respeto lo inclino entre otras razones a militar en el Partido Reformista (PR), aunque no de manera tan preponderante ni de una militancia tan activa,… jamás participo en busca de canonjías, más bien se sacrifico y perdió dinero y salud desde los puestos públicos que ocupo. Tenía poder económico fruto de su trabajo privado, y como paradójica de la vida no era avaro, no le animaban las opulencias. Por eso nunca atesoro bienes ni riquezas ni muebles ni inmuebles. Quien esto escribe le aconsejo siempre a que invirtiera en inmuebles,….y lo que me contestaba siempre era…»que él no iba a cooperar para que un infeliz se quedara sin su casita».-

Ocupo una Regiduría por el Partido Reformista, para cuando era verdaderamente honorifica, no como hoy día que la disfrazan de honorifica y le pagan a los señores Regidores un enorme salario disque de DIETA. Mi protagonista para cuando fue Regidor vivía y trabajaba como comerciante en Santiago y venia a sesionar al Ayuntamiento, cubriendo el mismo el costo de su viaje y nunca, pero nunca cobro las dichosas dietas, que para la época era prácticamente nada. Se destaco como Regidor, pues como siempre podía hablar con la verdad, pues no estaba atado a prebendas. Sus ataduras eran con el pueblo a quien tenía que responderle, por eso podremos gritar a los cuatro vientos que de Damián para acá Sabaneta se ha distinguido como el pueblo más limpio del país.-

Fue Fiscalizador efímeramente. También fue Juez de Paz en varias ocasiones, destacándose enormemente. En una ocasión fue apoderado de una demanda o conflicto entre los maestros del Colegio Parroquial y la Iglesia. Mi protagonista sentencio a favor de los maestros, pues me dijo a mí de manera muy particular que él no iba a fallar contra el débil, y que una sentencia en contra de los maestros los debilitaría mucho como gremio. Fue criticado, inclusive se le intimido sobre las consecuencias que podría sufrir al enfrentar a la iglesia. En ambos cargos casi nunca cobro salarios, prácticamente lo hizo de manera honorifica o desinteresada. Es más debo decir que hubieron ocasiones en que él supo que alguien cobro sus cheques y nunca quiso hacerle daños. El Astro Bar en una ocasión fue objeto de un incendio por un vecino, porque le molestaba la música y tampoco acciono en su contra, aun habiendo tenido múltiples perdidas. En el Cerezo Bar encontró a un joven robándole bebidas y jamás accionó en su contra, el resultado fue que ese joven en lo adelante le profeso siempre cariño y respeto.-

En una de las tantas contiendas electorales que participo mi protagonista, recuerdo que apoyo económica y participativamente al candidato a senador de su partido. Al momento del conteo de los votos se produjo un conflicto. Conflicto que inclusive llego al dominio del pleno de la Junta Central Electoral. Damián en pleno Parque Patria y a todo pulmón gritaba yo apoye al candidato de mi partido, pero mi senador es el ganador Cuco Espinal. Ese fue Damián quien tuvo siempre como norte…..LA VERDAD, LO JUTOS Y LO EQUITATIVO..!.-

DAMIAN EL ALTRUISTA: Mi protagonista se mantuvo por muchos años pagando 7 becas a estudiantes pobres del Instituto Mecanográfico «San Rafael», el cual operaba en la calle Restauración hoy Darío Gómez, exactamente donde hoy opera el Tribunal de Tierra. Mensualmente pagaba cientos de pesos en recetas y como dije antes no se quedaban las sillas de sus negocios en rezos y nueve días de familias pobres, pero con las sillas llegaban las fundas de galletas y el azúcar. —

Es mi aporte póstumo a quien para mi significo y significa muchísimo. Al hombre, al comerciante, al político, al consejero a mi gran Tío. Gracias mi protagonista, gracias mi tío, diariamente tengo que recordarte, diariamente tengo que mencionarte. Fue tanto lo que aprendí de ti, es tanto lo que te agradezco que tu nombre ya sea común en mi diario vivir…Tu sobrino Roberto Núñez Guzmán con cariño.-

A mis lectores que me perdonen mi forma de expresar quien fue… SIMPLEMENTE DAMIAN.—

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here