Casos y cosas del mundo

0
201
Casos y cosas del mundo

POR: VÍCTOR M. PERALTA.

Los agricultores de Santiago Rodríguez, ni están sembrando nada, ni mucho menos las autoridades lo tienen en la mirilla para ir en su auxilio.

Como sacado de un cuento sobre Macondo, y para sorpresa de los agricultores de la provincia Santiago Rodríguez, que a ciencia cierta no sabemos si aún permanecen en sus respectivos campos, o han debido emigrar a otras tierras, con mejores posibilidades de vida, el Ministro de Agricultura Omar Benítez, se destapa diciendo que -el país entero está sembrado-. Dejando entrever, en otras palabras, que los campos están minados de siembras de los diferentes rubros que necesita el pueblo dominicano para su alimentación, y que, con esa visión programática del ministerio que dirige, se ratifica la política del gobierno de continuar invirtiendo recursos, humanos y económicos, en beneficio de la agricultura, y por ende, del hombre del campo y su familia.

La afirmación del señor Benítez podrá sonar bonita para aquellas provincias donde su política al frente del Ministerio de Agricultura, le ha proporcionado la asistencia y los recursos necesarios para que la agricultura se fortalezca y se desarrolle. Pero no así para la provincia Santiago Rodríguez; que el Ministro, o no conoce, o los empleados del ministerio, y la plana mayor de las autoridades locales, no han sacado tiempo para darle la información de la situación crítica por la que atraviesan sus campos, de todo modo, los agricultores, de los tres municipios, Sabaneta, Villa Los Almácigos y Monción, que ni están sembrando nada, ni mucho menos hasta ahora se le ha tenido en la mirilla para ir en su auxilio.

También habla de la existencia de un programa intenso de mejoría de caminos vecinales para facilitar la actividad agrícola. Tampoco se tiene esperanza de que este proyecto de caminos se vaya a efectuar en nuestra provincia, porque al estar concebido solo para facilitar la producción agrícola, y si en nuestros campos no se está produciendo ni un solo plano, tampoco frijol, ni mucho menos un rabo de yuca, pues, es casi seguro que no se nos construirá ni un solo metro de camino.

Para enfriar la memoria a muchos, a otros se les podría calentar, el pasado ministro de agricultura, el sabanetero Ángel Estévez, prometió en una ocasión, revestido de sus mejores designios y buena fe, la ejecución de un novedoso y pertinente plan de construcción y/o rehabilitación de Caminos Vecinales Productivos en la provincia, unos 50 kilómetros en su primera etapa, pero que, o no tuvo a mano los recursos, o no le dio tiempo para ponerlo en práctica. Y todo se quedó en un quimérico y ostentoso proyecto revestido de los mejores deseos.

Y como de ideas innovadoras, revolucionarias y eficaces está forrada la médula de los que en la actualidad dirigen las políticas públicas, que a corta y larga espera pudieran beneficiar a la clase y sectores más deprimido, o de menores ingresos económicos, de este pedazo de peñón insular que se llama Republica Dominicana, bajo cualquier motivo o circunstancia, cualquier cosa puede suceder.

Victor.escritor@hotmail.com

(Insomnio, cuentos de punto fijo.

El libro que usted no puede dejar de leer. Punto de venta, VMP Urbano, frente a Coopsano. Precio de feria)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here