Por Robert Núñez Cabrera
Que sería de Guillermo Moreno si no existiese Leonel Fernández. Primero, como presidente 1996-2000, lo nombró Fiscal del Distrito y, de una u otra manera, familiares cercanos a Moreno se beneficiaron de los subsiguientes gobiernos de Leonel, sin que Moreno tenga que ver necesariamente con esto.

Pero no fueron tan solo esos hechos los que permitieron que Moreno dejara de ser un desconocido y pudiese mantenerse en la palestra pública pretendiendo trascender como dirigente político apoyado en las acusaciones contra Fernández, queriendo usar infructuosamente esta campaña como trampolín para alcanzar notoriedad e intentar colarse como personaje principal de un grupo de resentidos sociales y genuflexos que no perdonan que Leonel, con sus virtudes y defectos, los superara en el liderazgo político nacional.

Para que un hombre pueda ser considerado líder debe tener muchos seguidores e igualmente muchos detractores. Tiene que someterse constantemente a cuestionamientos, pero obsesionarse de la manera que lo hacen un grupito de comunicadores y el mismo Guillermo Moreno, convierten al atacado en víctima y le permiten consolidarse en vez de debilitarse, ellos saben esto, pero su ofuscamiento y envidia no le permite actuar en consecuencia, que pena.

Fuente:

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.