Por Eugenio Taveras
Hace mucho tiempo, que sin ser abogado, yo, vengo diciendo que nos revisemos que en cuanto a Leyes y Códigos se refiere estamos más que jodidos; dicho de otra forma, ya no estamos jodidos, es diferente, ya no nos tenemos que joder porque se nos acabó la fórmula de la jodienda.

Mi ex esposa, fallecida, era abogada, y ella me dijo, siempre, que el Congreso había parido una Ley y dos códigos que cuando estuvieran en pleno desarrollo “nos llevaría quien nos trajo”, ellos son: la 24-97 (dizque referente a la violencia de género o entre familia, pero que a fin de cuentas es un paquete de artículos exclusivos para que el hombre se esté quieto y sepa comportarse como tal y con altura ante las damas porque si no van derecho a la chirola por un simple quítame esta paja); el Código del Menor (fabricante de ladronzuelos, vándalos y delincuentes por debajo de los 18 años) y el Nuevo Código Procesal Penal (encargado de la impunidad de los ladrones, corruptos y delincuentes grandes).

 

Tanto la Ley 24-97 como los Códigos en referencia han tenido que ser reformados y ningunas de las revoluciones efectuadas han llenado las expectativas, porque los legisladores se ponen ellos de acuerdo, pues, casi siempre lo único que hacen es corroborar paquetes que llegan escritos con instrucciones expresas desde el exterior, pero la sociedad, afuera, no logra entender los alcances de los mismos y seguimos en un laberinto sin fin y en un atolladero incongruente y desordenado, fruto de la incomprensión de jueces, fiscales y abogados que a diario deben lidiar con los conceptos contenidos en los artículos que conforman el conjunto de leyes y códigos dominicanos, sin un definido porqué fue aplicada la libertad o pena a un presunto inocente hasta demostrarse lo contrario.

 

Es más, mi fallecida ex me reiteró en varias ocasiones: “cuando la mujer y el hombre conozcan los alcances de la Ley 24-97 que tanto la defiende, sin miramientos, habrá más muertes, porque el hombre pagará por una galleta o una trompada igual que por un balazo o una puñalada”. El tiempo le dio, con sobrado margen, la razón, y no es que yo esté a favor de la violencia de género, intrafamiliar o como se llame, pero quiero que un sabelotodo, de los tanto que aparecen en el mercado de los analistas, me diga si la situación de los uxoricidios de 1997 hacia el pasado tiene algún parecido con lo que ha sucedido después de votada la Ley antes mencionada.

 

EUGENIO TAVERAS
Contador Público Autorizado – Periodista.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.