Por Prof. Olga Mejia de Leclerc
El presente trabajo es producto de una investigación basada en la preocupación de algunos padres y madres quienes descubrieron que sus hijos juegan en las máquinas tragamonedas, y a veces hasta apuestan cualquier tipo de evento deportivo y hasta las competencias de motocicletas.

Advertimos que este trabajo por la importancia que reviste resultó un poco extenso por lo que, debe dedicársele para su lectura, análisis y conclusión el tiempo necesario para que los padres logren internalizarlo.

 

¿En qué consiste la Ludopatía?
La Ludopatía es un impulso irreprimible de jugar cualquier tipo de juego, tenemos los juegos de casino que a pesar de estar consciente de sus consecuencias y del deseo de detenerse, los impulsos son más fuertes y por esto se considera un trastorno del control de los mismos.

 

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Asociation) y otras asociaciones la consideran una adicción y no un trastorno.

 

La Ludopatía viene a ser un trastorno de la personalidad que se caracteriza fundamentalmente porque existe una dificultad para controlar los impulsos, y que en cierto sentido tiende en manifestarse en practicar, de manera compulsiva, uno o más juego de azar. Puede afectar en la vida diaria de la persona que se ve afectada por la adicción, de tal forma que la familia, la alimentación e incluso el sexo pasa a ser totalmente secundario.

 

Por todo esto, no se debe confundir la Ludopatía con un vicio, va más allá, nos encontramos ante una grave enfermedad crónica, una adicción.

 

Para que una persona o un joven caiga en el diagnóstico de juego patológico, la persona debe cumplir al menos 5 de los siguientes síntomas:

1.- Preocupación: El sujeto tiene pensamientos frecuentes sobre experiencias relacionadas con el juego, ya sean presentes, pasadas o producto de la fantasía.

2.- Tolerancia: Es el mismo caso de la tolerancia a las drogas, el sujeto requiere apuestas mayores o más frecuentes para experimentar la misma emoción.

3.-Abstinencia: Inquietud e irritabilidad asociada con los intentos de dejar o reducir el juego.

4.- Evasión: El sujeto juega para mejorar su estado de ánimo o evadirse de los problemas.

5.- Revancha: El sujeto intenta recuperar las pérdidas del juego con más juego.

6.-Mentiras: El sujeto intenta ocultar las cantidades destinadas al juego mintiendo a su familia, amigos o terapeutas.

7.- Pérdida de control: La persona intenta sin éxito reducir el juego.

8.-Actos ilegales: La persona o sujeto viola la ley para obtener dinero para el juego o recuperar las pérdidas.

9.-Arriesgan relaciones significativas: La persona continúa jugando a pesar de que ello suponga arriesgar o perder empleo u otra oportunidad significativa.

10.-Recurso a ajenos: La persona recurre a la familia, amigos o a terceros para obtener asistencia financiera como consecuencia del juego.

 

¿Cuáles son las consecuencias de la Ludopatía?

1.- Depresión
2.- Ansiedad
3.- Ataques cardíacos (como consecuencia del estrés).
4.- Intento de suicidio por depresión sino recibe tratamiento.
5.- Robos: A medida que se le acumulan las deudas, los afectados recurren a “Soluciones” desesperadas para conseguir dinero y “recuperar” a través del juego, llegando al robo.
6.-Pérdida del matrimonio: En un estudio realizado en el año 1991 sobre relaciones en varones estadounidenses, se encontró que el 10% de los jugadores compulsivos se habían casado 3 veces o más. Sólo el 2% de los no jugadores se habían casado más de 2 veces.

 

Tratamiento del juego patológico
1. Buscar ayuda o consejos
2. Compartir con grupos de autoayudas
3. Medicación psiquiátrica
4. Terapia (Cognitiva – Conductual)

Esta puede reducir los síntomas y las urgencias relacionadas con el juego.
Debemos resaltar que la vida es juego, pero hasta el más inocente de los bingos caseros con habichuelas, mal enfocado, puede desembocar en una adicción.

 

Según un estudio, reveló que la Ludopatía se inicia en la adolescencia. Pero en el año 1997

Otro estudio llevado a cabo en la Universidad MCHill de Canadá, 86% de los niños declararon querer hacerlo (o sea querer el juego) porque lo hacían con sus padres, al igual como ocurre con otras adicciones como el alcoholismo y el tabaquismo.

 

Tenemos un ejemplo palpable de un caso ocurrido hace algunos años en Santiago, de un niño que alquiló sus tenis para jugar, la madre le llamó la atención y el niño se suicidó.

 

En Estados Unidos se calcula que el 1% de la población adulta, dos millones de personas tienen problemas con el juego.

 

Hay hasta monjas ludópatas y de las adicciones de todo tipo tampoco se libran los profesionales.

Se ha determinado que el Ludópata puede llegar a un síntoma tan extremo que es capaz de robar, engañar, recurrirá a cualquier tipo de crimen para acabar jugándose el dinero que no sólo será una estupidez, sino que entrará en un camino de muy difícil retorno.

 

Hay testimonios que revelan que existen jugadores compulsivos (o jugadores patológicos) que aunque parezca una exageración se han jugado hasta las mujeres, sus vehículos de último año y sus casas.

 

Conclusión:

Exhortamos a los padres de familia vigilar a su hijos, indagar si frecuentan los lugares donde se juega por dinero, hágalo con tiempo; recuerdo un caso de un niño que jugaba por dinero utilizando botones, se le acabaron los botones y se fue quitando de su camisa botón tras botón.

 

Quiero hacer constar en este trabajo de investigación que el juego patológico arrastra la Cleptomanía que es la adicción al robo compulsivo de dinero o de cosas. Si tu hijo no trabaja ¿Dónde encuentra el dinero? Si lleva algo desconocido a tu casa, ¿indagas o averiguas de donde lo extrajo?

 

También la Ludopatía arrastra la adicción a la mentira denominada mitomanía, convirtiéndose en mentiroso patológico. A todo esto se le suma que el juego compulsivo o Ludopatía puede llevar al ser humano a quitarse la vida, es quizás el último escalón y puede ir acompañado de fuertes deudas.

 

Hoy existen Federaciones de jugadores de azar rehabilitándose, por eso existe en Estados Unidos el “Consejo Nacional de Problemas con el juego“.

 

Recuerda Padre y Madre:
Una dedicación compulsiva a los juegos de azar es la base de la Ludopatía
¡Salvemos a nuestros hijos de la Ludopatía, Cleptomanía, Mitomanía y de otros vicios nocivos a la salud!

 

Cortesía de la Fuente:
Prof. Olga Mejía de Leclerc Wikipedia (Enciclopedia libre)
25/03/14 Artículo de Federico Marín Bellón
(Periodista español)

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.