Por: Juan Pablo Bourdierd (JPB).
Sabaneta, Santiago Rodríguez. – En la continuidad del regocijo magisterial de esta provincia, el ingeniero Rafael Osiris de León un gran especialista en geología, conocedor a fondo de la características de nuestro suelo dicto una conferencia invitado por la Asociación de Profesores Dominicano –ADP.

La mesa principal estuvo encabezada por las Licdas, Ángela Maritza Sánchez – directora del distrito educativo 09-03, Flora Guzmán – presidente de la ADP, Eunice Jimeno – cónsul en Haití, y los señores Nicolás López – presidente de la sala capitular, también estuvo presente el Lic. Juan Torres – Sindico municipal. Además en la actividad estuvieron presente, representación del cuerpo de bombero y la Defensa Civil.

El ingeniero comenzó su exposición con algunas citas bíblicas como:
Los dos cimientos
El Evangelio de San Mateo nos narra en el Capítulo 7 las palabras de Jesús en relación a dos diferentes cimientos.
(Mt 7.24-27/ Lc. 6. 46-49)
7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

7:25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

7:26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 7:27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

El Apocalipsis y los terremotos:
Apocalipsis 6:12. Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre.

Apocalip 11:13. Y he aquí que hubo un gran terremoto y la decima parte de la ciudad se derrumbo.

Apocalipsis 16:18. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.

Apocalipsis 22:1. Después me mostro un rio limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal.

Las causas de los terremotos
El planeta tierra se formó hace unos 4,567 millones de años, a partir de una gran explosión universal que concentró una densa masa de polvo y gases, originando un planeta cuyo núcleo interior está constituido por una masa fundida e incandescente, de minerales ferro magnesianos, cuya temperatura se estima en unos 4,000 a 5,000 grados Celsius.

Los minerales derretidos, presentes en el núcleo de la tierra, pesan menos que los mismos minerales fríos, y eso les obliga a desplazarse hacia la superficie del planeta, pero en la medida en que se acercan a la superficie se enfrían, pesan más y tienden a volver hacia abajo, donde vuelven a calentarse y a pesar menos, y esto les hace volver hacia la superficie, formándose así una interminable corriente convectiva magmática que rompe la corteza terrestre en fragmentos denominados placas tectónicas.

Las placas tectónicas y los terremotos
Las placas tectónicas se desplazan lateralmente, frontalmente o subverticalmente, a una velocidad promedio de 20 milímetros por año, (el movimiento más lento se produce en el Atlántico sur a 11 milímetros por año, mientras los movimientos más rápidos se producen en Chile y Australia a 74 milímetros por año) acumulando energía elástica en los tramos bloqueados de los planos de las fallas geológicas que separan dichas placas tectónicas.

Cuando el empuje de las placas tectónicas logra superar el límite de resistencia de la roca, o el coeficiente de fricción o el bloqueo local, se produce una rotura súbita que libera ondas longitudinales de compresión (P) y ondas transversales de corte (S), capaces de viajar a través del subsuelo, acelerar y estremecer fuertemente la superficie del terreno y destruir las edificaciones levantadas sobre suelos flexibles de mala calidad.

El terremoto de Haití se ubicó al Suroeste de Puerto Príncipe

El terremoto de Haití
El martes 12 de enero de 2010, a las 4:53 P.M., hora de Haití, (21:53 UTC), un terremoto de magnitud 7.0 en la escala de Richter, con epicentro a unos 15 kilómetros al suroeste del centro de Puerto Príncipe, y con hipocentro a unos 10 kilómetros de profundidad, sacudió a la ciudad de Puerto Príncipe.

Esta es la mayor sacudida sísmica recibida por la capital haitiana desde el año 1770, y al no haber sufrido terremotos durante los últimos 240 años, los habitantes de la ciudad de Puerto Príncipe olvidaron la sismicidad y pensaron que allí no temblaba la tierra, lo cual los llevó a un crecimiento urbano sobre suelos inadecuados.

El terremoto de Haití destruyó el Suroeste de Puerto Príncipe

 

 

 

 

El terremoto de Haití
El terremoto de Haití provocó cerca de 300,000 muertos, unos 300,000 heridos, 250,000 viviendas destruidas, 30,000 comercios colapsados, 5,000 escuelas destruidas y cerca de un millón y medio de damnificados, siendo esta la mayor tragedia sísmica sufrida por el planeta en los últimos 50 años.

La ciudad de Puerto Príncipe ha sido levantada sobre los suelos arcillosos flexibles, de muy mala calidad y bajas velocidades de ondas de corte, lo que provocó un incremento de la aceleración del suelo, haciendo que las columnas fallaran por esfuerzos cortantes y que las edificaciones se desplomaran verticalmente matando a cientos de miles de haitianos que no tuvieron tiempo para salir, ni para protegerse.

Al revisar las edificaciones colapsadas en Puerto Príncipe y los suelos del área, fue evidente que los colapsos se presentaron en las edificaciones levantadas sobre los suelos arcillosos flexibles, sobre los suelos margosos, sobre los suelos arenosos costeros y sobre los suelos granulares sueltos, de origen coluvial.

El terremoto de Haití hizo colapsar el palacio de Gobierno

 

 

 

El terremoto de Haití hizo colapsar la catedral

El terremoto y los suelos arcillosos de Haití hicieron colapsar las edificaciones

Al revisar la zona sur de PetionVille, nos encontramos con una roca caliza crema, muy rígida, de excelente calidad, donde las edificaciones no sufrieron ningún tipo de daños, ni siquiera grietas en las edificaciones pobres levantadas sin ningún tipo de criterio ingenieril, evitando que el sismo se amplificara y entrara a las estructuras para dañarlas.

Al sur de PetionVille los ciudadanos primero construyen un pequeño muro de mampostería, de uno a dos pies de alto, con piedras y cemento de muy mala calidad, y sobre este muro levantan una pared de bloques, usando mortero malo, y sin varillas, y con muy pocas columnas. Esas edificaciones debieron colapsar, pero se mantuvieron de pié gracias a la roca caliza de base.

La inspección de las edificaciones colapsadas y las no colapsadas en Haití nos dice que edificaciones robustas, que ingenierilmente debieron haber resistido, colapsaron dramáticamente al romperse brutalmente todas sus columnas, fruto de estar levantadas sobre suelos arcillosos flexibles.

El terremoto de chile, 27 feb 2010
El 27 de febrero de 2010, a las 3:30 A.M., los chilenos despertaron aterrados por uno de los sismos más grandes (8.8 en la escala de Richter) y más largos (90 segundos) registrados por la historia sísmica mundial, con epicentro en una zona marina a 325 kilómetros al suroeste de Santiago de Chile, e hipocentro a 35 kilómetros de profundidad. Murieron 452 personas.

 Historial sísmico de la Hispaniola
Desde 1562 hasta el 2010 la Hispaniola ha sufrido siete grandes y devastadores terremotos que destruyeron importantes ciudades como Santiago y la Vega, en Rep. Dom. y cabo haitiano, port de paix, mole de San Nicolás y Puerto Príncipe en Haití.
Mientras la ciudad colonial de Santo Domingo se mantenía de pie.

El sismo del 22 de septiembre de 2003 6.5 grados Richter epicentro cercano a Pto. plata

El ordenamiento territorial de los usos de suelos
La falta de un ordenamiento territorial permite que mucha gente humilde se emplace en lugares vulnerables a inundaciones, a deslizamientos y a terremotos, con las subsecuentes pérdidas de vidas y de propiedades, que todos lamentamos, pero sin que el gobierno haga absolutamente nada para resolver el caos territorial que nos golpea.

La education sísmica
El país debe abocarse a un inmediato programa de educación de toda la población, a fin de que cada ciudadano, especialmente los que viven en El Cibao, estén familiarizados con el riesgo sísmico regional, con la debilidad de sus suelos arcillosos y arenosos y la vulnerabilidad de sus edificaciones.

La gente debe familiarizarse con la vulnerabilidad que afecta mayormente a sus escuelas, a sus hospitales y a las edificaciones levantadas sobre suelos flexibles en las cercanías de las fallas sísmicamente activas, principalmente en los bordes norte y sur del valle del Cibao.

Las escuelas públicas y privadas del Cibao debían impartir la asignatura “Riesgo sísmico y desastres naturales”; las iglesias debían recordar en sus prédicas que el libro del Apocalipsis nos habla de los terremotos y de sus efectos, y que en tal virtud debíamos prepararnos para el día en que llegue ese terremoto

Las emisoras de radio y de televisión debían incluir mensajes promocionales que eduquen a la población respecto al riesgo sísmico y sobre los criterios para identificar los lugares más seguros en caso de terremotos, especialmente los lugares donde se genere un triangulo de vacío que proteja la vida:

Si al momento de un terremoto usted está sobre la cama tírese al piso, al lado de la cama; si usted está en la bañera tírese al piso, al lado afuera de la bañera; si usted está en la cocina tírese al piso, al pie del gabinete de la cocina; si usted está en la oficina tírese al piso, al pie del escritorio; en fin, tírese al piso, al pie del objeto más grande y más sólido que haya cerca de usted.

Mantenga dos botellas de agua en cada habitación, pues en caso de sobrevivir a un sismo el agua le ayudará a mantenerse hidratado hasta que le rescaten de los escombros.

Debemos poner en vigencia, un nuevo código de construcción sismo resistente, el cual ha estado en proceso de elaboración y revisión en los últimos seis años, pero ahora debe tomar en consideración la reciente experiencia del sismo de Haití, ya que después de la catástrofe de Haití muchos criterios constructivos deben ser cambiados diametralmente.

En las escuelas, universidades, iglesias, hospitales, centros comerciales, ayuntamientos y empresas privadas debían realizarse simulacros de evacuación, cada tres meses, para crear una cultura de adecuada respuesta al momento de un terremoto, y los organismos de socorro, como defensa civil, cruz roja y cuerpo de bomberos, debían entrenarse permanentemente en operaciones de rescate entre escombros.

Los hospitales y clínicas privadas debían almacenar suficiente sangre, suero hidratante, materiales antisépticos, antibióticos e inyecciones antitetánicas para poder responder con prontitud, frente a la gran cantidad de heridos que usualmente produce un terremoto.

Las empresas constructoras y vendedoras de viviendas debían ser obligadas a proveerse de una póliza de seguros contra terremotos, antes de vender las viviendas, como forma de proteger la inversión de los ciudadanos que compran de buena fe, pero sin conocer hasta qué punto la vivienda adquirida es segura en caso de terremoto.

Se debe obligar a los ingenieros a someter tres presupuestos para cada proyecto de edificación, uno con el tamaño solicitado y diseño sismo resistente, otro del tamaño solicitado y sin diseño sismo resistente, y otro de menor tamaño, con diseño sismo resistente y costo similar al de la edificación sin diseño sismo resistente.

De seguro que la gente va a preferir una edificación más pequeña, que sea resistente a los terremotos, en lugar de una edificación más grande, sin diseño sismo resistente, la cual seguramente va a colapsar al momento de un gran terremoto.

El gobierno debía adquirir al menos 500,000 casas de campaña para almacenarlas y así tener capacidad para albergar provisionalmente a las personas que queden sin hogares luego de un terremoto.

Las presas de Tavera y Bao debían ser revisadas minuciosamente, y modelar su comportamiento frente a una alta excitación sísmica cuyo epicentro se encuentre en la zona vecina, ya que son presas flexibles posicionados sobre una falla sísmicamente activa, y en caso de rotura sísmica la inundación del Yaque podría transportar más de 100,000 metros cúbicos de agua por segundo y eso sería catastrófico.

Conclusiones
Vivimos en una zona de muy alto riesgo sísmico, y se espera un terremoto en el corto plazo. La mayoría de nuestras escuelas y hospitales son vulnerables a sismos por no haber sido diseñados ni construidos con criterios de sismo resistencia.
Varias presas importantes están ubicadas a lo largo del eje de la falla de la Hispaniola
Incluyendo la Presa de Tavera y la de Monción y la rotura de cualquiera de estas presas inundaría gran parte de la Línea Noroeste

En nuestras construcciones, principalmente en las escuelas públicas, no se toman muy en cuenta las características dinámicas de los suelos ni el alto riesgo sísmico, ni su respuesta ante un sismo.
El estado no invierte recursos en instrumentación sísmica, ni en un ordenamiento territorial, ni en la microzonificación sísmica de las principales ciudades, ni en la reducción de las vulnerabilidades.

Se actualizará…

Ver galeria fotografica

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.