Por: Ing. Rufidalsy Gómez Díaz (IEME, MEE)
Sabaneta, Santiago Rodríguez. – El bombeo de agua para cubrir las necesidades humanas, agrícolas y ganaderas, principalmente en lugares aislados, donde se carece de la red eléctrica o por la falta de combustible, ha convertido la energía fotovoltaica en una práctica usual y rentable.

 

 

En este sistema, el agua es bombeada a un depósito únicamente durante las horas de sol, ubicado a una altura superior de la toma. De esta manera, nos aseguramos de que haya agua almacenada en el tanque cuando la insolación es mínima y de que haya presión en la toma. Además, tiene la ventaja de que la temporada de más demanda de agua suele coincidir con la de mayor radiación solar.

Adicionalmente, para obtener el máximo rendimiento del conjunto generador-bomba, puede colocarse entre los paneles y la bomba un conversor de frecuencia que modifique la frecuencia de ésta en función de la irradiación solar. De esta manera, la bomba girará más lentamente durante las horas de menor insolación, para aumentar progresivamente su velocidad a lo largo del día, cuando la irradiación sea mayor.

La energía disponible se representará en una variación del caudal suministrado debido a la fluctuación de la intensidad solar a lo largo del día

En este caso hay que tener en cuenta el tipo de bomba que se utilice, ya que en las primeras horas de la mañana y a última de la tarde, la radiación que incide en los paneles puede no tener la suficiente energía como para poner en funcionamiento la bomba. En este tipo de aplicación el fabricante proporciona las curvas necesarias para calcular, a partir de las necesidades de agua diarias y la altura a vencer, la potencia pico necesaria a instalar.

Otro elemento interesante es el detector de nivel (float switch), que detendrá la bomba en el momento en que se alcance un determinado nivel en el tanque de almacenamiento.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.