Por: Periódico Patria
Organizaciones y militantes independientes de las izquierdas revolucionarias hemos dado inicio a un proceso de unidad y articulación, acompañado de la voluntad de fortalecerlo y diversificarlo permanentemente, incorporando más organizaciones y personas, profundizando sus contenidos, abierto además a discutir la unidad más amplia con las demás fuerzas revolucionarias y democráticas del país.

Estamos dando un paso que trasciende la coyuntura y el momento político, asumiendo un proceso de debate y socialización de propuestas programáticas, líneas de acción y tareas organizativas destinadas a superar la dispersión y a compartir las luchas con los movimientos sociales y políticos-sociales contestatarios como propuesta para desarrollar una opción capaz de desmontar el nefasto modelo neoliberal vigente, recuperar la soberanía nacional y popular y refundar las instituciones nacionales a través de una asamblea constituyente por elección y con participación popular.
Tenemos plena conciencia que somos solo una parte de la diversidad política y social revolucionaria y, por tanto, procuraremos, además de integrar a este esfuerzo creativo a las bases y niveles intermedios de nuestras organizaciones y debatirlo en la sociedad dominicana, construir un espacio verdaderamente unitario que incluya a todas las organizaciones, movimientos, corrientes, agrupaciones y personas del gran arco iris potencialmente liberador de la nación.
Asumiremos este nivel de unidad en profundidad, con una perspectiva estratégica anticapitalista y socialista, a plena conciencia de su carácter imprescindible para elevar los niveles de lucha, conciencia y organización popular.
La sociedad dominicana no resiste por mucho tiempo más el proceso de empobrecimiento, negación de democracia, saqueo y degradación moral que tiene por matriz la Constitución, las leyes vigentes y los actuales detentadores del poder.
Sin dudas la reflexión colectiva del impacto negativo de la división de las izquierdas revolucionarias –una de las causas relevantes del prolongado dominio político de las derechas y de la bipolarización que periódicamente lo reproduce- ha estimulado este esfuerzo esperanzador.
Demasiado largo y doloroso ha sido lo acaecido en los últimos 47 años, al extremo insoportable de saturar el ambiente de calamidades económicas, sociales y políticas.
En cuanto a la coyuntura, el Proyecto Unitario de las Izquierdas Revolucionarias acordó no confrontar con ninguna de las personas ni de los espacios que desde la franja progresista y revolucionaria decidan votar por las boletas que entiendan alternativas.
Esperamos contribuir a que renazca la esperanza, cuando anunciamos al país esta propuesta de unidad.
Cuando abrazamos la idea de desobedecer, insubordinarnos, contra un sistema destructivo y una práctica de gobierno abusiva e ilegítima, procurando ayudar al pueblo a romper la camisa de fuerza que lo aprisiona y exprime.
Cuando decidimos en comunidad de ideas convertir en clamor nacional la exigencia de que se vayan todos los que han gobernado y nos proponemos el fin de la ´´era neoliberal´´.
Cuando acordamos intervenir juntos/as en todos los escenarios, incluidos futuros procesos electorales, con una precisa visión de construcción y conquista de poder, teniendo entre las metas libertarias, unir para crear una fuerza alternativa invencible. Crear una fuerza alternativa para construir poder. Construir poder para transformar el país, haciendo posible una sociedad soberana, justa y solidaria.
Los niveles de dirección del proyecto unitario son una Conferencia Nacional, para toda la militancia de las organizaciones; un Encuentro Nacional, que funcionará cada dos meses, con una matrícula de 3 a 5 dirigentes de cada organización suscribiente, más las o los independientes; una Coordinación Nacional que funcionará con un delegado o delegada y un o una suplente de cada organización, y una Comisión Ejecutiva, compuesta por siete dirigentes elegidos o elegidas cada seis meses.
Integran la primera Comisión Ejecutiva Antonio Astwood, Hecmilio Galván, Carlos Félix, Iván Rodríguez, Narciso Isa Conde, Monchín Pinedo y Joaquín Aracena.
Participan en este acuerdo Alternativa Revolucionaria (AR); Movimiento Caamañista (MC); Movimiento Popular Dominicano (MPD); Liga Socialista de los Trabajadores-Congreso Unitario de Revolucionarios y revolucionarias (LST-CUR); Frente Popular Duartiano (FPD); Movimiento Restaurador Socialista (MRS); Coordinadora Patriótica; La Multitud; Frente Popular Aniana Vargas (FEPAV) y Los Unitarios. Entre personalidades independientes mencionamos a Francisco Antonio Santos, Clemente Terreno, Carlos Cuello y Francisco Landis.
Fuente:
Enviado por: Julio Ovalle

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.