Marien
Por Marien Aristy Capitán
Cada caso es más terrible que el anterior. Gente que muere, inexplicablemente, en las garras de delincuentes que no tienen un gramo de sensibilidad. Matar, al parecer, se ha convertido en un entretenimiento; una macabra forma de vida.

Por ello es muy difícil calcular cuántas personas han muerto en estos escasos meses que han pasado desde que comenzamos a gastar el 2014. El último (si es que anoche no hubo otro más) fue Evelin de los Santos Ramos, de 24 años, quien cometió un gran error después que le robaron una cadena: burlarse de los ladrones porque la prenda no era de oro. ¿El resultado? Un tiro letal a la cabeza.

Este caso tuvo lugar en Santiago. Sin embargo, pudo haber sido en cualquier otra provincia: en la República Dominicana ya no hay un espacio en el que estemos salvos.

La mejor muestra de la inseguridad que nos arropa es el cambio de horario que ha hecho la Asociación Dominicana de Rehabilitación, una institución que le pidió a sus pacientes que no vayan antes de las 7:00 de la mañana para que no sean víctimas de los ladrones: los discapacitados, denunciaron, son aún más vulnerables.

No sé qué espera el Gobierno para tomar medidas reales contra la delincuencia. ¿Estarán esperando que maten a alguien famoso e influyente para pasar del bla, bla, bla, las reuniones, las comisiones y los anuncios de que trabajan y velan por la seguridad ciudadana?

Está claro que para los que delinquen la vida del ciudadano no vale nada. Para el Gobierno, por lo visto, tampoco. ¿Nadie se dará cuenta de que nos están matando? Yo, la verdad, tengo miedo.
Fuente:

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.