Profesor Juan Alberto Espinal.

Por: Juan Alberto Espinal.

Actualmente la educación dominicana está siendo afectada en su calidad por la manifestación de diferentes riesgos psicosociales que día tras día niños, adolescentes y  jóvenes son expuestos en su entorno familiar, social y escolar repercutiendo de forma negativa en sus aprendizajes; situación que a la vez constituye una gran preocupación en los profesionales de la conducta y de la educación.

Los riesgos psicosociales están asociados a las lesiones o daños físicos, psicológicos o emocionales que sufre una persona. Entre los riesgos que más frecuentemente son expuestos niños, adolescentes y jóvenes, se pueden citar: Abuso: infantil y escolar (bulling), violencia intrafamiliar, embarazo no deseado en adolescencia, infecciones de transmisión sexual, consumo indebido de sustancias psicoactivas y de alcohol, crisis de valores en la familia y la vulnerabilidad de los espacios donde viven, entre otros.

La presencia de estos riesgos en el entorno familiar, escolar y social han incidido negativamente de manera directa en los aprendizajes de los estudiantes, provocando un pobre desempeño en su rendimiento escolar ocasionando repitencia de grados y deserción escolar.

Desde mi punto de vista personal, pienso que la falta de mecanismos y medios constituidos en factores de protección han sido determinante en la ocurrencia de estos riegos a los que son expuestos los niños, adolescentes y jóvenes. Junto a esto se puede agregar también que la mayoría de estas situaciones se dan por la presencia de la desintegración familiar, la falta de educación familiar en valores, bajo nivel educativo en la familia y la propia vulnerabilidad en que viven muchas se han convertido en verdadera causas que impiden el crecimiento y desarrollo personal de esta importante población.

En conclusión, la disminución de los riesgos psicosociales demanda de la integración de docentes, profesionales de la conducta, familias, comunidad y las propias autoridades educativas en procura de diseñar un plan estratégico articulado por un conjunto de acciones orientada a la protección de los niños, adolescentes y jóvenes a favor de evitar cualquier tipo de riesgos que pudiese provocar  trauma o daño en su desarrollo biopsicosocial, con la finalidad de que puedan adquirir sus habilidades, destrezas, valores, actitudes y el desarrollo de sus capacidades para resolver las diversas situaciones que le presenta la vida.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.