Marino Baez
Por Marino Baez
“Lo que está a la moda, no incomoda”, todos quieren promoverse políticamente, darse a conocer en el mundo de los trotamundos, buscarse un dinerito a través de Organismos Internacionales, proyectar la imagen que no poseen en los medios de comunicación y servir de voceros de quienes promueven el desempleo, la violencia y la inestabilidad económica de los pueblos.

Es la razón sinequanon por la que están contra la explotación de Loma Miranda.
Los pronunciamientos contra este proyecto de desarrollo sostenible han llegado tan lejos, que personas ubicadas en los más recónditos lugares de la geografía dominicana, aun desconociendo la importancia de la minería y los aportes continuos a la sociedad, lo han tomado como una moda, a pesar de no tener el más mínimo concepto sapiencial y significativos de la historia minera dominicana.

Mientras un grupo de trogloditas se pronuncia en contra, muchas veces azuzando palabras mendaces, hacen marchas generando violencia y provocando, presionando y chantajeando, cientos de hombres y mujeres añoran la esperanza de recuperar su empleo que les fue arrebatado de golpe y porrazos.

“Los pueblos que no recuerdan su historia están supeditados a repetirla”, es la causa por la cual la proyección de la República Dominicana es un barco a la deriva, dirigido por políticos e instituciones, que en vez de promover el incremento del empleo y la estabilidad económica, utilizan como carne de cañón cualquier festín para proyectarse políticamente, aunque al final del camino le cueste una piñata. O sea, lo que vale es el presente, aunque el futuro les afecte sus intereses.

Hace unos dias me reencontré con un amigo, residente en la zona de Boca de Yuma, por la provincia de Higuey y cuando avanzamos la conversación, me preguntó, ¿Qué tu consideras de Loma Miranda? y respondí, “entiendo es un proyecto beneficioso para el desarrollo de la provincia Monseñor Nouel y el país”. Sin mediar palabras el amigo respondió negativamente y le pregunté ¿usted conoce Loma Miranda? ¿Sabes donde está?, pues me respondió negativamente.

La campaña mediática contra la explotación de esta mina ha llegado tan lejos que hasta los que no saben opinan negativamente, debido a la proyección puesta de manifiesto por la aves de carroñas que pululan en todos los extremos y en busca de satisfacer sus necesidades mediante engañifas y de la manera más fácil y temerosa.

“Para hablar mentiras y comer pescado hay que tener mucho cuidado”, decía el honorable y erudito de la literatura, el profesor Juan Bosch, por lo que Dios tendrá que pasarle factura a algunos simplistas con sotanas pertenecientes a la iglesia católica, que han considerado “Loma Miranda como una moda”, cuando debieran predicar con el ejemplo promoviendo el empleo digno y el desarrollo económico de los pueblos, sin convertirse en cómplices del troglodismo político y ambientalistas de pacotilla.

Mientras una minoría habla en contra de Miranda, miles de ciudadanos abrigan la esperanza de recuperar su estabilidad económica, a través del trabajo y decenas de empresarios y comerciantes ven reducir sus ingresos, mientras se deja de percibir recursos, por concepto del pago de los impuestos establecidos.

Es hora de que el Gobierno le ponga el cascabel al Gato, respondiendo contundentemente a quienes han hecho de Miranda una moda para mentir y apruebe de inmediato su explotación.

decaraalsol.net@gmail.com

Fuente:

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.