Dr. Milton Jiménez.

Por: Milton Jiménez.
La beca a España: Más de doce mil euros o lo que es lo mismo: un seguro de salud internacional, homologación de documentos, citas para el consulado, análisis exigidos por las autoridades diplomáticas, un pasaje y un apartamento. Son estas, entre muchas más, las exigencias que se transforman en gastos para los médicos dominicanos que emigran a España para fines de culminar formalmente su carrera realizando una especialidad médica, con el pseudónimo de beca.

El estado dominicano tiene un déficit importante en materia de educación, pero aun así invierte importantes recursos para formar profesionales y aunque no existan los lugares donde crear espacios productivos, sin temor a equivocarme, por las deficientes políticas aplicadas para generar empleo dignos de la preparación profesional de cada dominicano, el país los necesita. Una cosa es que no exista planificación para producir riquezas y lo que es para mucho se reparta entre poco, y otra cosa es que de verdad necesitamos muchos médicos.

Desde el inicio de este siglo, año 2000, España inició con un déficit de médicos, provocado entre otras cosas, por una población envejeciente que afectaba grandemente su sistema de salud o lo que es lo mismo, la salud pública de su estado.

Las medidas no podían esperar, ¿pero como buscarle una solución rápida, efectiva y poco costosa a este gran problema, en un país que sí se preocupa por sus ciudadanos? Muy fácil: la solución estaba nuevamente en la tierra de los indios, en una selva política que había invertido cuantiosos recursos en la preparación de jóvenes médicos listos para prestar sus servicios en un país que pagaría menos de 700 euros mensual, con inseguridad ciudadana, con instituciones débiles, con hospitales llenos de precariedades, en lo que recibirían maltratos, mal alimentación y humillaciones de gente que no sabe nada de medicina y que son supervisores de médicos por que hizo campaña por el partido de gobierno.

Ese país estaba justamente en el Caribe, con una población, que según un brujo del sur es de 10,000, 000 de habitantes, que habitan en una cantidad de terreno de 48, 442 km2., en donde no se invierte ni un dos por ciento en educación, con una ley aprobada que obliga a invertir el 4% de su PIB en este renglón.

Pero bien, esa era la solución de España, y la inversión de nuestros recursos está siendo aprovechada por ellos con la propuesta de una beca para la especialidad en la que el gobierno mismo promueve este tigueraje politiquero de que está consiguiendo becas, cuando se trata de una manera táctica e inteligente de España para aprovecharse de los mejores recursos humanos médicos que tiene nuestro país. Porque no obstante el gran gasto que debe asumir cada médico, que incluso endeuda a su familia con préstamos y empeños económicos para hacer lograr el sueño de sus hijos para optar por esta pseudobeca, realizan exámenes para filtrar el mejor personal. Ya en ese país preparan médicos familiares, mucho mejor remunerados, con garantía económica y ciudadanía, con dignidad humana, sin maltratos en las residencias medicas, sin las frustraciones de precariedad, sin que el estado le culpe por las muertes de dengue y cólera, en fin con una estabilidad integral, sobre todo sin la frustración de ver morir a sus pacientes consiente que en otro país se habría podido hacer más.

Bien por los mis colegas y exhorto a cada médico, que se vaya a España por el bien de él y los suyos, pero no es justo que en un país en que se invierte dinero desde las épocas pre-escolares hasta la universitaria y lo más penoso, en un país con un déficit de médicos, y esto es fácil de comprobar en los hospitales, donde los médicos están de servicio uno por día, cada tres días, y diariamente deben prestar servicios en un área, los especialistas están de servicios de llamadas y se turnan uno cada semana, por su reducido número, Los residentes médicos están colgados de pacientes, hacen servicio de 31 horas seguidas, con miles de pacientes, más de 4 por médicos cada 30 minutos, estos cada tres días y diariamente debe cumplir un horario en el hospital, horas de clase llenas de humillación, acoso sexual y exigencia que de ninguna manera se pueden cumplir. Mientras España otra vez le ofreció a este estado bolitas de cristal (lo mismo que España le paga a un médico español, eso cobra un dominicano, porque los dos mil y pico de euros que le pagan, se lo pagan por el trabajo que hacen, no por una beca), en cambio el estado dominicano le regala el oro (un personal médico, joven e inteligentes de un país lleno de necesidad sanitaria, enfermo y pobre, a un país fuerte, rico y poderoso que es España).

Hasta luego. Dios mediante.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.