Por: Alfonso Torres Ulloa

La “Historia de Mi Voz” es un libro necesario que carga en sus líneas la energía de la juventud que sueña y anhela un mundo menos desigual; traza las ideas esenciales de la intolerancia de una época y nos plantea el reto de volver a la utopía por un mundo mejor, que es posible.

Ramón Leonardo, autor de la obra, nos dice que hoy está más comprometido que antes, y eso es una fiesta para los que nunca vamos a arriar la bandera de la dignidad. El camino a la justicia será largo, pero hay que transitarlo. Sin importar los obstáculos.

En el libro el autor narra todas las peripecias que hubo de pasar en el régimen de los doce años, cuando su voz y su guitarra recorrían la geografía nacional llevando un canto de esperanza y de rebeldía a su pueblo. Un canto de amor patrio.

A Ramón no le importó juventud y talento, posición acomodada de su familia ni quiso comercializar su arte, entendió que los artistas “estamos llamados a difundir con nuestro arte la realidad que vive la gente…. No podemos ser los artistas simples vividores a costa del pueblo…” y cuarenta años después se reafirma en este postulado, lo que nos llena de esperanza saber que se puede resistir, y resistiremos.

La Historia de Mi Voz es un relato acogedor y deslumbrante para adentrarse en una época oscura de la historia “democrática” del país e ilustra muy bien la dictadura ilustrada del Dr. Joaquín Balaguer. Por tanto es una obra necesaria contra el olvido, pero es un eco que nos zumba al oído advirtiendo los trazos del presente. Ayer combatíamos la represión y la violencia políticas, la corrupción y el clientelismo.

Hoy la corrupción es mayor, en todos los órdenes. Y todo esto queda plasmado en la obra como un grito de alerta. Y hoy hay quienes pueden pensar que no hay represión, pero seguimos con una policía corrompida y violenta, fabricadora de expedientes, maleada en sus filas con vínculos a diferentes tipos de mafias (secuestros, atracos, robos, narcotráfico…) y en la que la población no confía. Los cambios siguen planteados y debemos cambiar la sociedad y el modelo político que nos oprime.

El libro de Ramón Leonardo es un testimonio contundente de lo que representó el azaroso régimen de Joaquín Balaguer, pues a un joven con una guitarra se le perseguía, se le encarcelaba, se le impedía cantar. Era tal la ola de abusos que una voz solitaria y juvenil cargada de melodías y dignidad hacía temblar a aquellos abusadores. Y el autor narra lo acontecido en el Ensanche Ozama, en Loma de Cabrera, en San Francisco de Macorís, en Barahona, en Neyba, en Bohechío, en Tenares. De momento no lo dejaban entrar a las ciudades. Siempre la amenaza y la provocación. Era la democracia del cuartel, un régimen militarista, de gorilas, de democracia nada. Tuvimos paz, la del cementerio: Amín Abel, Orlando Martínez, Gregorio García Castro, Guido Gil, Henry Segarra, Mamá Tingó y miles de tumbas desconocidas.

De dónde diablo sacan el PRD y el PLD que Balaguer es el Padre de la Democracia?

Un hombre que auspició un régimen de terror y torturas, de represión brutal, de crímenes, de corrupción y de degradación moral.

La Historia de mi Voz es una obra necesaria porque enciende luces contra el olvido y como una cámara instantánea nos deja fotos de una época que debimos haber superado, pero el autor nos dice: “Aquellos que combatieron a Balaguer y criticaron su accionar, lo han imitado y superado; pues además de aplicar en gran parte sus políticas de gobierno, la superan en el campo del dispendio y el endeudamiento. Han entregado el país, por ineficiencia e incapacidad, al narcotráfico..

Enviado por: Julio Ovalle

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.