Abogado, Empresario y Promotor artístico.

Por: Papanín

UNO  DE LOS 300 LIDERES DOMINICANOS EN NUEVA YORK

ORIGEN
New York.José Eladio Castro nació en el municipio de Restauración, provincia Dajabón, en la Región Norte o del Cibao, del territorio dominicano, el día 22 de octubre de 1968. Aunque sus padres, don José Arismendy Castro y doña María Martina Rodríguez, son oriundos de la provincia Santiago Rodríguez, (él de Sabaneta y ella de Monción), la profesión de su padre como militar, le ubicó fuera de su provincia de origen al momento del nacimiento del niño José Eladio.

Para Eladio lo realmente trascendente es ser dominicano, pero se reclama, sabanetense, con sobrado orgullo. Su núcleo familiar originario está conformado, además, por sus hermanos, José Francisco, José Antonio, Ángela María, Belkis, Judelka y Ricky.

PREPARACION ACADEMICA.

PROFESION
Sus primeros pasos, orientados a su formación y preparación académica, los dio en la escuela maternal de Trigilde Ulloa, en La Joya, Sabaneta. Los grados primero y segundo los estudió en la escuela primaria de Restauración y los niveles del tercero hasta el séptimo, los cursó en la escuela José María Serra, en Santiago Rodríguez. En el Liceo Eugenio Belliard estudió los restantes grados hasta recibirse como bachiller en Ciencias Sociales, en el año 1987. Mientras realizaba sus estudios intermedios, Eladio fue estudiante de música en la escuela de Don Juan Rosado y de mecanografía en el instituto de Nena Sosa. Más tarde amplió sus conocimientos musicales en el Centro de la Cultura en Santiago de los Caballeros. En 1987 principio sus estudios de leyes en la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA), Recinto de Santo Domingo, y los culminó graduándose como abogado o licenciado en derecho, el día 8 de febrero de 1992.

P R I M E R A S EXPERIENCIAS DE TRABAJO
Mientras hacía su carrera universitaria Eladio se dedicaba, también, al cultivo de la música, como su fuente de ingresos. Su profesión de abogado la costeó, en gran parte, con los recursos de su labor como trompetista de la Banda Municipal de Bomberos. Tanto le entusiasmó su carrera como músico que obvió dedicarse a la práctica de su profesión de abogado. Eladio laboró como trompetista en diferentes orquestas, entre estas, las de: Luis Ovalle, Richie Ricardo y la Altamira Banda Show. Con esta última orquesta, de corte internacional, perteneciente a la Empresa Wilfrido Vargas, se dio a conocer como músico, viajando a distintos países de Centro y Sur América, al igual que a los Estados Unidos. “Uno de nuestros temas musicales, “Antología de caricias“, sirvió como tema de fondo a la novela “Cara sucia“; este hecho contribuyó, en gran medida, a la internacionalización de Altamira Banda Show, en los años de la época dorada del merengue”, explica Eladio.

SU RETIRO DE LA MUSICA
Luego de obtener su licenciatura en Derecho de la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA), Eladio se retiró del mundo de la música como trompetista. “Quiero agradecer a mi profesor de Derecho, el licenciado Rossó Vallejo Espinosa, por la formación académica y moral que de él recibí. Me alegra y satisface el que el licenciado Rossó haya ejercido como Juez de la Corte de Apelación de San Juan de la Maguana; esta posición la ocupó hasta el año 2012. Actualmente, tras lograr su traslado, ejerce como Juez en la provincia de Santo Domingo. Aunque valoro y aprecio mi profesión, de abogado, mi total inmersión en la música y mi posterior viaje con residencia a los Estados Unidos, me impidieron practicarla”, expone. Eladio atribuye a su preparación y conocimientos como abogado, el haber podido lograr, para los profesionales de la música en la República Dominicana, el reconocimiento, en la práctica, de sus derechos laborales. “En los viajes que realicé como integrante de la orquesta Altamira Banda Show, me percaté de la efectividad de la labor que estaban desempeñando, en favor de sus afiliados, las Federaciones de Músicos de los Estados Unidos, de Venezuela y de México, como defensores de los derechos laborales de los músicos, en esos países. Mi tesis para obtener la licenciatura en leyes, que titulé: “Situación jurídica de los músicos en la República Dominicana”, tuvo como propósito lograr que los músicos de nuestro país, República Dominicana, pudieran disfrutar de similares derechos que, según observé, tenían los músicos en los tres países pre-señalados. Me siento satisfecho y orgulloso de que el enfoque y contenido de mi tesis haya podido contribuir, como efectivamente lo hizo, a beneficiar a esa clase profesional, a la que pertenecí por tantos años y con la que vivo permanentemente identificado”, destaca.

EN LOS ESTADOS UNIDOS.
ACTIVIDADES PRODUCTIVAS
Eladio había viajado previamente a los Estados Unidos, como integrante de la orquesta, a la que hemos hecho alusión. En esos viajes de trabajo, había tocado, junto a la orquesta, en el Madison Square Garden y amenizado un sinnúmero de fiestas en las muchas y diferentes discotecas que existían entonces en la ciudad de Nueva York. Pero fueron las gestiones de su madre, María Martina, las que le facilitaron la obtención de su residencia en este país. Cuando le fue otorgado ese derecho, Eladio estaba a mitad del trayecto en su carrera de leyes, por lo que, cumpliendo con los requisitos que implica la concesión de la residencia, se radicó por varios meses en la ciudad de Nueva York. En fecha 8 de febrero de 1990, el Departamento de Inmigración le otorgó un permiso, por dos años, para regresar a Santo Domingo de Guzmán a continuar y terminar su carrera. Concluidos sus estudios, tras graduarse como licenciado en Derecho, Eladio se radicó, de manera permanente, en la ciudad de Nueva York, el 20 de septiembre de 1992. “Vine a vivir, junto a mi familia, en la calle 114, en la zona de Harlem, en Manhattan”, rememora. A partir de ese momento sus actividades, conectadas a la productividad laboral, cambiaron diametralmente. Eladio, se apartó del uso del birrete de abogado y puso a un lado la trompeta, con cuyo sonido había entusiasmado y puesto a bailar a tanta gente, para iniciar una nueva vida, totalmente diferente, inicialmente modesta, pero con posibilidades de cambios y del alcance de nuevas metas. Su primer empleo lo obtuvo como “bartender” en la discoteca “La Fuente”, sita en la calle 179 y la avenida Amsterdam, en Manhattan. Un año después se empleó en una bodega en el condado de Brooklyn; dicha bodega operaba bajo el nombre de “Beatriz Food Center”. En el año 1996, a los tres años de estar laborando en este negocio, lo compró y rebautizó como “Castro Food Center”. Tras diez años de exitoso manejo de este establecimiento comercial, en el 2006, al asomar su rostro preocupante, la crisis económica, Eladio lo vendió y se asoció en la administración de la bodega, Benny Food Center, en Brooklyn, por alrededor de tres años. En el año 2009, se despidió de este tipo de activi¬dad económicamente productiva, para retornar, “como el pez al agua”, al campo de la música, no ya en función de trompetista, sino como manager y promotor artístico. Desde el año 2009, hasta el presente-año 2012- Eladio se ha dedicado de lleno, a la labor de gerencia y promoción de artistas y de agrupaciones musicales, utilizando como base operacional, la ciudad de Nueva York.

INQUIETUDES SOCIALES
Mientras Eladio estuvo dedicado al negocio de las bodegas, se le dificultó regresar de visita a la República Dominicana. “La administración y manejo de las bodegas es una labor envolvente, absorbente, casi esclavizante; no da margen para otra cosa. De ahí que tuviera desconectado de mi Patria y de mi provincia por poco más de ocho años. Finalmente pude volver en el año 2000”, expresa. Eladio se conmovió profundamente, cuando al regresar a Santiago Rodríguez y visitar los lugares donde se crió y vivió en su adolescencia, pudo percatarse de las penosas condiciones de vida de muchos de sus compueblanos, sobre todo de muchos niños. Esta situación le sirvió de motivación y estímulo para crear la “Fundación FE, pro ayuda a los niños pobres de Santiago Rodríguez”. A través de esta institución se ha logrado ayudar a estos niños y a sus familias, desde diversas vertientes, entre es¬tas: La creación de un Círculo de Literatura Infantil; dotar de útiles escolares a miles de niños y, lo más trascendental, el surgimiento de muchas otras instituciones enfocadas a los mismos objetivos. “Los líderes de esas organizaciones, a las que servimos de inspiración, se acercaron a nosotros y nos manifestaron que querían que trabajáramos en equipo. De ahí surgió el “Movimiento 22 de Febrero”, institución benéfica que agrupa a muchas otras organizaciones, en la provincia Santiago Rodríguez La modalidad de trabajo en conjunto nos permitió, entre muchas otras cosas, crear la Liga de béisbol “Elías Gonel”, la escuela de música “Sabaneta” y la “Fundación Familia Rodríguez”, relata. El soporte económico para llevar a cabo todos los proyectos que desarrolla el “Movimiento 22 de Febrero”, proviene de la celebración de actividades y fiestas y del apoyo solidario de sabanetenses comprometidos con el bienestar de sus compueblanos. Entre estos: Astacio Castro, Alejandrina Hidalgo, Olga Mejía Leclerc, Ruperto Torres, Darío Lantígua los periodistas, Jacqueline y Raymundo, Miguelito Torres, Elvis Elías, Fausto Torres, Wilton Torres, Roberto Reyes, Papo Fernández y muchos más, todos residentes en Santiago Rodríguez. También los sabanetenses, radicados en Nueva York, aportan su valiosa ayuda; entre ellos: Jorge Pérez, José Núñez, Adrián Rodríguez, Moisés Géneres, Fausto Gómez, Miguelito Pérez y otros.

FAMILIA
Eladio comparte feliz vida matrimonial con su esposa Ana Tavárez a quien reconoce y agradece su gran ayuda y soporte en todo lo que emprende. Con ella procreó a Camila Anabella y a Sebastián. De una previa relación tiene otros dos hijos, de nombres, Billy y Elayris. “Amo a mi familia, a mi esposa y a mis hijos, no sólo porque forman parte del órgano más importante de la sociedad, sino porque contribuyen a mi paz, a mi sosiego y a mi alegría. Ellos dan sentido a mi vida y constituyen una permanente fuente de inspiración y de estímulo para vivir y para ser, de día en día, un mejor ser humano”, expresa.

CUALIDADES
Hombre inquieto en busca del conocimiento y de la auténtica sabiduría, Eladio es también, integro, agradecido, emprendedor y solidario. A estos ejemplarizantes valores se pueden añadir, su respeto a la Divinidad, su amor al trabajo, creatividad y altruismo. Eladio se considera, en fin, sin ánimo pretensioso, “un astro con luz propia”.

JOSE ELADIO CASTRO
E-mail: joseeladiocastro@hotmail.com

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.