Por: Marcelo Peralta
Los principios del Derecho del ser humano son temas muy discutidos.
Al ser humano le han creado los ámbitos y principios como máximas, dictados de la razón, admitidos y usados como fundamento inmediato.

En los puntos de vista éstos, se vincula más a la historia y a los diversos ordenamientos de nuestros antepasados.
Hoy en este artículo me refiero a la muerte de Don Hamlet Cruz, un hombre que dedicó parte de su vida a laboral en el BANCO AGRICOLA de esta ciudad.
Y decimos que se pasó de honesto, porque lo llevaba en la sangre.
El domingo pasado, ya en retiro por el tiempo que laboró en esa institución estatal y enfermo, dejó de respirar mientras estaba postrado en su casa.
A su sepelio, acudieron cientos de personas.
Era un hombre de ideas, de respeto, seriedad, honestidad y dotado de una inteligencia incomparable.
Fue un ícono de Santiago Rodríguez y quien aportó mucho al desarrollo de provincia.
Los principios de responsabilidad como funcionario público lo puso por encimo de sus intereses personales y familiares.
Es bien sabido que los principios de responsabilidad de los funcionarios públicos están demarcados en la Constitución y en los fundamentados a la honestidad, a la participación, a la celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y al ejercicio de su función pública.
Para cualquier persona sin importar al sector al que pertenezca, trabajar con transparencia genera una doble garantía de responsabilidad, a favor del ciudadano y la ciudadana.
Siempre recordamos a Don Hamlet Cruz, porque inspiraba confianza en sí mismo y como ciudadano ejemplar.
Era íntegro, hombre de poco hablar y eso mismo inspiró a su familia.
Como decía el poeta satírico romano Juvenal: La integridad del hombre se mide por su conducta, no por sus profesiones.
Desde que yo era niño, mis padres me enseñaron a calificar a las personas por las cualidades que lo adornaban.
Puedo decir sin equívoco que Don Hamlet Cruz, era un hombre probo, honesto, intachable, respetuoso de las facultades que poseía.
Un hombre honesto es un servidor eficiente y se convierte en una especie de “caja chica”.
Dotado de un
alto sentido de honestidad.
En nuestro San Ignacio de Sabaneta se siente un dolor colectivo por la pérdida de un hombre trabajador, íntegro, solidario y honesto.
Fue por eso, que cientos de parroquianos se apostaron en los alrededores del cementerio municipal para despedirlo hasta su última morada.
Desde ésta tribuna me uno al dolor que embarga a la familia Cruz Estévez.
Todos tenemos que entender que la partida de un ser querido es un momento muy doloroso en la vida de las personas.
Aunque todos sabemos que algún momento dejaremos este mundo, esto no es impedimento para que sintamos pena, congoja, tristeza y dolor cuando muere alguien cercano a nuestro entorno.
Hamlet Cruz, la muerte se ha llevado su cuerpo, pero su espíritu siempre estará con nosotros, por siempre en nuestros corazones
No intentemos saber o entender porque se fue de nuestro lado, la vida es así, ahora estará descansando en paz eternamente.
Entendemos que ahora su espíritu está tranquilo, mientras estuvo entre nosotros fue muy feliz
Resignación a sus familiares.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.