“GUARO”: 25 años ciegos, 50 vendiendo lotería

0
391
Guarionex Estévez (Guaro). Foto: FE.

Por: Stephanie Estévez.
Con limitaciones visuales, apasionado en la venta de lotería, Guarionex Estévez (Guaro) de 80 años de edad soporta una vida limitada y sostiene un emocionante papel, vender lotería, aun sin poder visualizar lo que tiene delante. Considera que en la vida las oportunidades se aprovechan y las condiciones físicas de las personas no determinan lo que se es por dentro.

De niñez inestable, su familia de bajos recursos, desde muy pequeño en vez de ir a la escuela, trabajo agricultura para ayudar en el sustento de la misma. Nació el 20 de mayo de 1936. Sus padres Mercedes Estévez y Gregorio Estévez (fallecidos).

Considera que conocer sus hijos, los colores, caminos, rostros, y su niñez, fueron sus mejores tiempos, expresó con ojos llorosos.

El vivir sin vista es más fácil que el nacer sin vista.

Eso sería para mí nacer sin rumbo. “Es gratificante saber como son las personas.”Guaro recorre día tras día los rincones de su tierra natal Arroyo Blanco, vendiendo lotería, lo que ejerce con responsabilidad, amor y cariño. “La rifa es parte de mi vida, es lo que me mantiene y sostiene.”Utiliza un pedazo de madera como bastón para aclarar su camino, el que nunca más podre visualizar.

Su aliado fiel, esa rama de un árbol, lo ayuda a recorrer una y otra vez los caóticos caminos de su tierra. La fe es lo que lo mantiene parado, lo ha permitido mantenerse en pies.

Los robos y las estafas lo han perseguido, trabaja memorizando los números que le piden hasta llegar hasta donde una persona que considera verdaderamente seria para que los anotes en la lista.

Ser una persona sana te hace creer que todo el mundo lo es, al no poder ver lamentablemente tiene que confiar en quien anote y echarme la carga de lo que falta.

Dos matrimonios sin éxitos, procreo dos hijos, su vista se fue luego de haber nacido el más pequeño de sus hijos hace más de 30 años.

Fue el reflejo del trabajo forzado entre el sol y la lluvia, para continuar trabajando. “Me pasme fue la causa de haber quedado ciego.”Guaro, sabe al final del día cuanto vende a cada quien y quien se saca.

Después de ciego ha pasado de todo, desde hambre hasta atracos y golpes, lamentablemente hay personas capaces de hacer daño a quienes no se pueden defender.

Hombre valiente y luchador que nos demuestra que las limitaciones físicas no son impedimento para seguir adelante.

COMPARTIR

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales).