Por: Robert Núñez Cabrera
El conflicto del Partido Revolucionario Dominicano no es simplemente por la derrota electoral, también inciden otros factores como la resistencia de los viejos robles a ser desplazados y los alegatos de ambos sectores en disputa.

En los círculos sociales se conocen los ingentes esfuerzos realizados para lograr una reunión entre Miguel Vargas e Hipólito Mejía en la pasada campaña, y muchos coinciden en señalar al candidato como la persona reacia a esos encuentros, y más aun, se dice, sin que se haya podido confirmar, que un General retirado los convoco a su casa con la anuencia de ambos, y el candidato que llego primero se paro cuando vio entrar al presidente del partido, lo saludo dándole la mano e inmediatamente se marcho sin decir absolutamente nada.

Los que critican a Miguel alegan que una buena cantidad de sus partidarios en toda la geografía nacional apoyaron a Danilo Medina con su consentimiento y lo culpan de la derrota porque bajó línea a su gente, incluyendo legisladores. Si esto sucedió así, tienen razón los que piden su destitución como presidente de ese partido.

Pero la pregunta obligada es si existe algún otro dirigente con la capacidad, la voluntad y los recursos que tiene Miguel Vargas para lidiar con el PRD. Donde estaban los que hoy quieren echar a Miguel cuando en el 2004 el partido quedo acéfalo, casi en desbandada y Vargas se lo hecho encima y lo volvió a colocar como la primera fuerza política de la nación.

Si aparece otro dirigente que pueda repetir esa hazaña el liderazgo de Miguel Vargas estaría en peligro, mientras tanto tan solo son alharacas, vientos que no tumban cocos, aguajes para quedar posicionados, porque conocen que Miguel es capaz de perdonar e incluso ayudar económicamente a sus más feroces detractores.
Fuente:

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.