Dictan un año prisión contra asesino de pareja e hijastros

0
63

Por: Liliam Mateo.

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO. – El Juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, Alejandro Vargas, dicto este lunes un año de medida de coerción a cumplir en la cárcel de San Pedro de Macorís, a Víctor Alexander Portorreal, quien fue capaz degollar, apuñalear, a su expareja, violar y asesinar a sus dos hijastras de 10 y 6 años de edad; y al día siguiente colgar con dos corbatas al hermanito de once años.

Las victimas Reina Isabel Encarnación y sus hijos Ángela Bodden Encarnación, de seis años; Daniela Bodden Encarnación, 10 años, y Rahamin Bodden Encarnación, asesinados la pasada semana por Portorreal y encontrados por el “hedor de los vecinos”.

“En 30 años podrá salir a la calle, Usted no debería estar en la calle, Dios se encargará, o usted se encargará de eso y ese Ministerio Público se encargará de agilizar este proceso a ver si esta pesadilla que vive la sociedad termina”, dijo el magistrado.

Previo a dictarle prisión preventiva al imputado, el Juez Vargas le pregunto más de seis veces: ¿qué sentía usted cuando estaba estrangulando a un niño que lo consideraba su padre, dígame que sentía usted cuando estaba violando esas niñas, o que sintió usted cuando agarro un cuchillo y le dio en el cuello a su pareja que a pesar de estar brotando sangre de esa herida, usted la apuñaló también?

¿Quiero que usted me diga que sintió?, le reiteró el magistrado a Víctor Portorreal, quien no se inmutó cuando el juez el pidió “míreme a los ojos, quiero saber”. ¿Qué usted sintió cuando les quitaba la vida a esas personas?

El juez le mostró al imputado un video que le enviaron a su móvil de la niña de 10 años que el imputado asesinó, jugando y cantando con sus hermanitos y amiguitos.

 “Ella cantaba y soñaba con ser artista”, le recordó el juez.  Portorreal ni se inmutó.

El magistrado calificó de horrendo, una verdadera pesadilla el hecho cometido por el imputado, destacando que su gran problema era “no saber si compararlo con Hitler u otro asesino que recientemente mató a cien personas o, si son ello, quienes deben compararse con usted”.

Vargas le dijo que debió ahorrarle al Ministerio Público el proceso y pedir el mismo que lo llevaran a la cárcel a cumplir sus 30 años de prisión, sugiriéndole que “debía usted resolver este problema”, porque es seguro que pasará 30 años en la cárcel y cuando “usted vaya a salir yo no estaré, ni quiero estar vivo, porque la sociedad no le permitirá estar en las calles”.

“La perversidad no es un estado de locura”

De su lado, el Ministerio Público, representada por la titular Yeni Berenice Reynoso, aclaró al tribunal que el imputado no es un loco.

“No se lo vamos a permitir, su conducta disocial, es un inhumano”, dijo.

La Fiscal del Distrito Nacional, en su narración de los hechos e investigación, informó al tribunal que luego de cometer el hecho Portorreal agarró una Tablet de unos de los infantes asesinados y la empeñó por 500 pesos para irse al tercer día del asesinato a la playa con una amiga.

“En su página de Facebook llegò a colocar un mensaje que si se suicidaba que le hicieran un mega funeral con motocicletas”, reveló Reynoso.

“Tuvo la osadía de decir cuatro días después de decir que el quizás se suicidaría, confesión que le dio a su amiga Alexandra Tejeda”, dijo la fiscal.

Reynoso informó que sus investigaciones determinaron que Víctor Portorreal violó a las niñas de 10 años de edad y de seis años y luego las estranguló.

Narró la magistrada y que al niño lo asesinó el lunes con dos corbatas luego de matar a su esposa con heridas en el cuello.

“Que le dé gracias a Dios que él no está siendo juzgado en China “, precisó.

La titular pidió que el caso sea declarado complejo por los actos de torturas y barbarie que como fiscales tenemos que analizar más profundamente.

¿Había violado el imputado a la niña antes del proceso?, se preguntó Reinoso.

 “Esto habrá que probarse durante el proceso”, anunció.

El juez Vargas ordenó que se le practique un examen psiquiátrico y declaró el caso complejo.

La abogada Yovanny Encarnación, defensora pública que asistió al imputado, solicitó al magistrado Vargas que se declarar desierta la medida de coerción, por su cliente haber sido hostigado y estar expuesto “inminente que le pone en peligro su vida”.

La Fiscal respondió al tribunal señalando que los derechos fundamentales de Portorreal estaban tan garantizados que solicitaba que lo enviaran a la cárcel de San Pedro de Macoris y estuviera bien custodiado, y que en modo, algunos se podían impedir el derecho a la libre información de los medios de comunicación en hechos “tan horrendo como este”.

Diez miembros de seguridad no pudieron evitar que familiares se tiraran encima al imputado para agredirlo, al término del conocimiento de la medida de coerción.

FUENTE:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here