Ricardo González - Escritor.

Por: Ricardo González Quiñones
Los pueblos no pueden ser grandes ni dichosos, hasta tanto no sean pueblos agradecidos

Pedro Carreras Aguilera, escritor Santiagorrodriguense.

Era el primer día del equinoccio de primavera, con la tarde austera, me reuní con los estudiantes y profesores de la Escuela José Manuel Lantígua, de Mata del Jobo, Sabaneta, Provincia Santiago Rodríguez.

Invitado por el gran amigo, maestro, escritor, sin lugar a dudas uno de los mejores cuentista que tenemos en la provincia, el Lic. Frank Núñez Lantígua y con él la directora del centro de estudios Lic. Arelis M. Núñez Lantígua, los educadores Tonito Núñez, Rafaelina Tavárez, Gladys Núñez y Delta Núñez entre otros.

Un salón repleto de estudiantes y profesores de ese precioso, bien cuidado, limpio y armonioso centro de enseñanzas, sirvió de escenario para hablar del Himno a Sabaneta y de mi último libro, ya en corrección de estilo para su publicación titulado Sabaneta: Un Siglo de Historia y Heroísmo. Entre preguntas, respuestas y anécdotas, un grupo de Niños, hizo una hermosa poesía coreada en medio de la charla, esta última, escrita de modo magistral por Frank Núñez. Al notar sus uniformes sin un escudo que los identificara como alumnos de esta escuela, les prometí hacerle su Escudo de Identidad y créanme que la próxima semana, Dios mediante, ya estará listo.

Siéntanse orgullosos, muchachos, de asistir a una escuela tan linda como a la que le estamos escribiendo, agradézcanle a Dios primero, luego a sus padres y a sus profesores por tener la oportunidad de recibir el pan de la enseñanza. Y de todos esos frutos que cosechen, devuélvanle algunas semillas a ese terruño que los vio nacer y los albergó por todo ese tiempo, porque los pueblos cuando son correspondidos por sus ciudadanos, comienzan a cultivar el optimismo, los demás estiban cargas de pesimismo que no pueden levantar sus propios habitantes.

Nos volveremos a ver muchachos y muchachas, Dios mediante, ahora con su escudo de identidad colgando del bolsillo de su uniforme, llevado con orgullo y dignidad en todos los actos de nuestra gran escuela José Manuel Lantígua de Mata del Jobo. Y les prometo que esto será en menos de dos semanas.

Hasta pronto, Dios querrá
Ricardo González Quiñones
Sabanetero.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.