Por: Marcelo Peralta y Juan Pablo Bourdierd
SANTIAGO RODRIGUEZ. R. D.- Su nombre de pila es Jesús Pérez Jiménez, como aquella de Nazaret crucificado por salvar a la humanidad.

Jesús al hombre sabanetero al que nos referimos yace con impedimentos físicos difíciles de reponerse.

Su apodo era Papatón Collado.
Al sufrir un accidente laboral todo ha cambiado y manifiesta sus deseos con “A tí a tí”
Era un hombre de trabajo honesto y además responsable.

Su oficio era cargador y descargador de camiones de maní en la Sociedad Industrial Dominicana-MANICERA.

En la ciudad de San Ignacio de Sabaneta descargaba camiones que transportaban alimentos propiedad de almacenistas que compraban en Santo Domingo y Santiago.
Igual actividad realizaba con las patanas repletas de cementos que adquirían los dueños de almacenes y ferreterías para la construcción.

Tras un accidente al tomarse un mabí frío cuando su temperatura corporal estaba muy alta momentos en que cargaba un camión de maní en LA MANICERA para transportarlo a la capital.

Permaneció por varios días hospitalizado e inconscientes, cuando se creía que se iría hasta el más allá para siempre.

Este accidente involuntario lo dejó sin habla y su cuerpo semiparalizado.

A causa del accidente el cuerpo de Jesús, alias zapatón Collado dejó su anatomía semiparalizada para siempre.

Luego de esta tragedia Jesús que para hablar balbucea ha tenido que lanzarse a pedir a sus amigos para mantener a sus hijos, hijas y esposa.

Su madre Doña Mariíta, una mujer pobre que vive en el callejón de Los Bonilla, no tuvo otra alternativa que unirse a su hijo para conseguir día tras día el pan de sus nietos.

Desde que Papatón Collado, resultó lesionado su familia ha pasado por grandes vicisitudes para sobrevivir.

Además de perder la voz, tiene parálisis en uno de sus brazos y pierna.

Ese accidente al tomarse un mabí cuasi congelado cuando su cuerpo estaba repleto de sudor por la faena que realizaba cambió para siempre la vida de este humilde hombre.

Desde muy temprano se lanza al ruedo callejero para buscar entre sus amigos una limosna que sirva para comprar el pan de sus vástagos.

Y es por eso que a consecuencia de lo sucedido mientras cargaba junto a un grupo de compañeros de labores hoy, este obrero sufrió la lesión que tronchó para siempre su vida y prácticamente frustró el porvenir de su familia.

Cargaba camiones llenos de sacos de maní, junto a los hermanos Frank, Nelson y Roberto Rodríguez.

Al grupo de unían los hermanos Martín y Totón Tejada y José el de Tomines.

Tobías Torres, Alejitos, Ramón el de Narcisa, del barrio Libertad; Pimpe del el barrio Bolsillo, Titín, Domingo Marte, entre otros.

Hoy día Jesús alias Papatón Collado, para pedir limosna entre sus amigos balbucea “A tí, a tí”.

Esos son los cambios y sorpresa que nos depara la naturaleza.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.