Juan Pablo Bourdierd.

Por: Juan Pablo Bourdierd.

La Evaluación de Desempeño ha sido una solicitud de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), gremio magisterial que viene exigiendo por más de nueve (9) años la valoración a los profesores según esta establecido por ley que cada tres (3) años debe realizarse esta actividad.

La convocatoria para la Evaluación de Desempeño hecho por el MINERD en el Liceo Librado Eugenio Belliard del municipio Sabaneta, ubicado en el barrio Las Espinas; fue para las 9:00 AM, fue notoria la masiva asistencia de los profesores, quienes quisieron desde muy tempranas horas de la mañana ser evaluados y salir de ese compromiso.

A las 8:50 AM sonó el timbre para que los educadores ingresaran al lugar pedagógico con la finalidad de ser evaluados por El Ministerio de Educación; cientos de profesores de todos los centros del Distrito Educativo 09-03 de Sabaneta y Villa Los Almácigos.

Profesores como arena en un río colmado por los árboles que adornan su caudal fue la notoriedad de tantos profesores juntos como abejas en una colmena, zumbando y murmurando a los largo de los pasillos del Librado Eugenio Belliard indagando, preguntando, escudriñando, asesorándose para la prueba que aplicaría El MINERD; algunos muy relajados, otros bastante nerviosos por el compromiso asumido por el gremio magisterial.

Hoy 24 de noviembre los papeles se invierten, los profesores atendían a mandatos y órdenes como lo hacen sus alumnos en los centros educativos donde laboran; iniciando con el sonido del timbre; indicándole la preparación o culminación un proceso a llevar a cabo.

El sonido más esperado fue escuchado a la 9:04 AM, la multitud caminó a lo largo de los pasillos del centro educativo hasta su aula donde sería evaluado, todavía seguía el “chichichi… ¿Qué saldrá?; ¿Tiene alguna pista?; algunos con los pelos de puntas al nunca haber sido evaluado, además otros que le corren a los exámenes”, etc, etc…

Peses a prohibición de los móviles, estos jugaron un papel importante antes de iniciar las pruebas evaluativas a los docentes; de no existir las redes sociales y sus múltiples aplicaciones para Facebook, WhatsApp, Instagram,

Twitter… el Viernes Negro llevaría a estandarizar un sábado blanco; los docentes habían quedado sin uñas; el sábado 25 de noviembre sería recordado como: “El día de los docentes sin uñas“, las manicuristas, y pedicurísta estarían pidiendo la celebración oficial del conmemorado día.

Todos concentrados en el aula y sentados como verdaderos alumnos en sus respectivas butacas, la encargada de evaluación dio inicio al proceso poniendo los teléfonos en el escritorio de la representante del MINERD la cual indicó las reglas a seguir en el asunto de Evaluación de Desempeño a Los Docentes.

Aulas llenas de educadores comenzaron a llenar su respectiva prueba, las confusiones no se hicieron esperar, lluvias de cuestionamiento que no habían respuestas convincentes, así debió comenzar la evaluación a los docentes, luego de algún tiempo los profesores finalizan con la primera parte de tres; cada quien escoge su móvil; se inicia el chateo y el chichi… ¿Cómo te fue?, Yo todas las puse B…D…C… así decían; otros eso es la misma pendeja; era la opinión y el parecer de los evaluantes.

Después de un receso de unos 15 minutos suena el timbre y comienza la segunda etapa del proceso de evaluación a los docentes, la encargada del MINERD entrega un Cuadernillo con 36 preguntas y una hoja donde estaban todas las posibles respuesta con más de dos posibles respuestas, pero si con 32 ítems, creando confusión nuevamente; pero a los pocos minutos llegó un encargado de evaluación quien manifestó “Solo deben llenar los 32 ítems, pero deben completar las 36 respuestas del cuadernillo”; finalizando la tarea entran y dan la información, “después que terminen esta prueba, se le aplicará de tercera que termina mas rápido”, pero solo pasaron algunos segundo y revocan la información”, nueva orden “vamos a comer ahora porque sería muy agotador”, así fue el último mandaoo!

Dos prologadas hileras de educadores en sentidos opuestos y paralelo a una mesa de unos 7 metros de longitud, a lo tubérculo gourmet con la “comidaaaa”, los profesores con el almuerzo en sus manos y dando muela, lengua acompañada de su jugosidad esperando el trayecto a recorrer para ser depositado en su destino final, mientras otros esperaban en la larga fila con los ojos largo como dos bombillos pero apagados por la falta de energía…

Los profesores en el aula para tomar la tercera y última evaluación, algunos con la barriga templada, otros con hambre porque la comida no fue suficiente para la multitud; comenzó la valoración a los directores, después de algunos minutos llegó una orden “el que no pudo comer o desea comer más puede pasar a la zona”, no sé ¿Por qué?, pero a pesar del agotamiento, además del conocimiento obtenido por las anteriores pruebas, esta fue la que menos tiempo tomó en llenar, fue una pasada, “más duró una cucaracha en un gallinero…).

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.