Por: Robert Núñez Cabrera

¿Qué tipo de presidente  conviene a la República Dominicana? es una pregunta obligatoria en cualquier conversación donde no esté presente el fanatismo partidario.

Si analizamos la situación económica mundial,  los retos que enfrentan los  principales países del planeta,  la crisis   que azota los grandes mercados, indudablemente tendríamos que decidirnos por  alguien  diestro en esas cuestiones.

Pero los que no tienen nada  desean un cambio para mejorar su situación, no les  importa la economía mundial,    sus problemas diarios no les permite entender que debemos  manejarnos bien  hoy para evitar males  peores mañana. Esa no es (ni puede ser)  su prioridad. 

Pedirle a una familia que  no ha podido comer  que posponga su hambre, que  espere  un mañana mejor no es fácil.  Esos sectores que padecen toda clase de precariedades  rechazan a los que no han  podido resolver sus problemas, pero estas elecciones son disputadas por los  partidos que han gobernado los últimos doce años, el pueblo está obligado a elegir uno de ellos.

Sin embargo, con una lupa podríamos  (si enganchamos en  un clavo las simpatías y el partidismo) encontrar el  candidato con   las condiciones necesarias para enfrentar los desafíos internacionales y  resolver los acuciantes  problemas  de las clases menos favorecidas.  Es cuestión de observar cuidadosamente.

No podemos elegir dos presidentes, consecuentemente,  debemos pensar bien  a la hora de decidir. Todos los candidatos tienen  defectos y virtudes, desean  lo mejor para el país  y  están llenos de buenas intenciones,  pero tan solo podemos elegir uno.
Usted tiene el futuro de su familia y del país en sus manos, actúe con responsabilidad. No vote en contra de nadie, vote a favor de la nación, que es votar a favor de usted.

Fuente:

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.