Compadre, ¿nos lo bebemos o lo invertimos?

549
Néstor Estévez

Por: Néstor Estévez.

La provincia Santiago Rodríguez acaba de “anotarse un palo por los cuatrocientos” con su brillante participación en el Quinto Festival Gastronómico de la Leche, al que acudió una excelente representación invitada por la Comisión Civil para el Desarrollo de la Provincia La Altagracia, COCDEPAL.

Personalmente no recuerdo una experiencia en la que tanta integración y alto desempeño nos abrieran tan valiosas puertas más allá de nuestras fronteras, como la que hemos vivido los días 1, 2 y 3 de junio de 2018.

Ante semejante hito, surgen, entre otros, dos caminos principales: “Emborracharnos” con el éxito obtenido, celebrando hasta la “resaca”, o evaluar objetivamente nuestro nuevo contexto, actuando en consecuencia, y haciéndolo estratégicamente.

Considero oportuno invitar a recordar que cuando un territorio gestiona su marca abre las puertas para sacar provecho a las oportunidades. Y la verdad es que si una urgencia tiene la provincia que honra con su nombre al armador del proyecto restaurador de la independencia dominicana, es gestionar su marca territorio.

Creo que, con el éxito obtenido mediante nuestra participación en el Quinto Festival Gastronómico de la Leche, en Higüey, Santiago Rodríguez ha generado una ola que muy bien puede (y en mi opinión, debe) aprovechar para avanzar y lograr mejoría en la calidad de vida de cada santiagorrodriguense.

En esta visita a La Altagracia, Santiago Rodríguez ha hecho galas de nuestra ganadería, de nuestro casabe, de nuestra artesanía, de nuestra riqueza hídrica, de nuestra música y nuestra producción literaria (como cimas luminosas de nuestro trabajo cultural), entre otros potenciales.

Esa ola que ha generado Santiago Rodríguez muy bien puede servir para asumir una ruta de cara a insertarse en forma competitiva, responsable y sostenible en lo global, capitalizando y poniendo al máximo las capacidades y recursos endógenos a través de estrategias, sin perder de vista la necesaria concertación, el consenso social, la participación de sus habitantes, así como el compromiso y la voluntad de quienes conducen los destinos de nuestro territorio.

De nosotros depende mostrar la preferencia por esa tranquilidad (en zona de confort) o el mejor aprovechamiento de una ola que muy bien puede servir para tomar el timón de un proceso que implique esclarecimiento de visión, promoción de amplia alianza entre los más diversos actores territoriales (ONG, sindicatos, empresarios –nativos y foráneos-, la extensión de la UASD, profesionales, organizaciones de base, santiagorrodriguenses residentes en otras demarcaciones –dentro y fuera del país-, entre otros.

Eso se convertiría en autopista que podríamos llamar “Adecuado posicionamiento de la provincia Santiago Rodríguez”, que nos llevaría a un hermoso destino: “Bienestar y felicidad en la comunidad santiagorrodriguense”.

2 Comentarios

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here