Ciegos, sordos y mudos

0
165
Juan Tomas Taveras. (Foto: FE).

Por: Juan Tomas Taveras.
“Ciegos sordos y mudos” se han mantenido hasta el momento los responsables de resolver o por menos dar respuestas institucional a las demandas hechas por los representantes de los policías activos y retirados, las cuales, han sido depositadas en la Presidencia de la República Dominicana, en el Ministerio de Interior y Policía y en el Congreso Nacional, en ambas cámaras, y de las que se han hecho eco todos los medios de comunicación, lo que evidentementemuestra la falta de compromiso y responsabilidad de las autoridades competentes en el tema de la seguridad pública o ciudadana, primera demanda de la sociedad dominicana.

Se preguntarán ¿Cómo que en el tema de la seguridad pública o ciudadana? Claro que sí, ya que los policías son los protagonistas en el tema de la seguridad y en toda institución u organización de cualquier índole, sea de servicio público o privado lo primordial y más importante son los recursos humanos, en tal sentido para que conquistemos esa principal demanda de la sociedad, “seguridad pública o ciudadana” los recursos humanos o sea los policías deben estar bien pagados, bien entrenados con calificación de vanguardia, valorados, bien tratados con dignidad y respeto a sus derechos humanaos, porque no obstante, muchos no lo creen, son humanos y muy por el contrario de la apreciación que se tenga, la mayoría del cuerpo policial son personas bien intencionadas y de buenas costumbres, pero, casi siempre están mal dirigidos o mal gerenciados.

Debemos recordar que los policías tienen un mando vertical y una cultura de jefismo, en donde impera el cumplimiento de las ordenes superiores aun estas estén apartada de la misión y responsabilidad o rol  institucional. Por costumbre e interés particular los Jefes policiales, hoy Directores, en la gran mayoría han sido serviles del poder político y los grupos de poder, olvidando su rol y responsabilidad con la ciudadanía en general.

La seguridad es transversal a la vida en sociedad y forma parte de todo quehacer de los habitantes en el territorio dominicano, por tal razón nos compete a todos interesarnos en el tema de la seguridad. La seguridad es un asunto de todos, por ende la policía, debe ser un asunto de todos, como el recurso más importante y garante de la seguridad, “la policía es el pueblo y el pueblo es al policía”.

Puedo asegurarles que cuando los policías se sientan valorados y apreciados por su sociedad, por la mayoría de los ciudadanos, inmediatamente se repercutirá positivamente en la actitud y accionar de cada policía. Reconocemos que el tema ético-moral dentro de la Policía Nacional, es complejo, pero sin lugar a dudas que cuando tengamos un policía bien pagado, bien tratado, valorada con todas sus necesidades básicas satisfecha y por ende, sin problemas económicos en sus hogares ni problemas en su ambiente laboral, con la ausencia de maltratos descontinuando los abusos y represión que sufren, cada policía dominicano asumirá un compromiso patriótico y cívico convirtiéndose en súper héroe frente al crimen y los infractores de la ley.

Todos juntos apostemos a una policía bien pagada con dignidad y derechos, y habrá resultados inmediatos. Obliguemos a despertar, ver, escuchar y hablar a las autoridades.

Para reforzar mis consideraciones y demostrar que no es tan difícil lograr la mejoría de la seguridad en República Dominicana quiero citar un artículo revelador :

La Agencia de Noticias ANDES publica de la autoría de Pablo Bachelet periodista financiero chileno-estadounidense y especialista principal en comunicaciones del BID, un artículo titulado:  ¿Qué ocurre con la Policía mejor pagada de América Latina ?.

En el mismo explica los principales pasos y estrategias llevados a cabo por el gobierno que encabeza  Rafael Correa como Presidente de Ecuador.

Primero: Elaboraron un plan integral para la seguridad ciudadana en el que participaron todos los ministerios.

Segundo: Aumentaron la inversión en seguridad del 1 por ciento del presupuesto fiscal al 2,3 por ciento.

Tercero: Subieron los sueldos. Hoy, un policía ecuatoriano gana cerca de US$1.000 dólares al mes, uno de los sueldos más altos de América Latina, y que si iguala al pago de un policía de la ciudad de New York.

Cuarto: Integraron a las comunidades en todo el tema de seguridad y policial. Comunitarizando la policía, copiando el método de cuadrantes que utilizan en Chile y Colombia, consiste en la clasificación sectorizada geográficamente para la asignación o distribución de los policías tomando en cuenta la población y los conflictos sociales georeferenciados de cada área.

Quinto: Depuraron, capacitaron y modernizaron la policía con tecnología de punta en todas las áreas.

Las Naciones Unidas y el Banco Interamericano de Desarrollo hicieron reconocimiento por separados por los resultados logrados en un tiempo record. En el año 2011 cuando inicia el proyecto de seguridad integral Ecuador tenía 22 homicidios violentos por cada 10.000 habitantes y en apenas dos años para el 2013 se había reducido la tasa a tan solo 8 homicidios violentos y en otros delitos menores bajaron considerablemente.

La subida de salarios vino acompañada de una demanda por un mejor perfil policial. Casi 400 policías se desvincularon de la policía en el 2014 por no pasar la depuración.

En el 2013, tuvieron 7.000 postulantes a policía. En el 2014, más de 25.000 postularon para 2.000 plazas. En el 2015 se inscribieron 26.400 aspirantes a policías metropolitanos y fueron seleccionados 159.

jpm

Fuente:

COMPARTIR

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales).