Por: el Arq. Ricardo González Quiñones. 
Lo conocí, cuando comencé el séptimo grado de intermedia, en los setentas, en el Liceo Secundario Librado Eugenio Belliard. Nos amenazaba con su borrador, diciéndonos que él era Johnny Bench, un cátcher de los Rojos de Cincinnati, novato del año 1968 en la L. N., jugador más valioso de los años 1970 y 1972 y salón de la fama en el 1989.

Nos decía: el que no atienda a las explicaciones, los hago out en segunda, yo tengo mejor brazo que Johnny Bench.

En verdad profe, ahora entendemos su empeño en que lo atendiéramos, en estar atentos a sus explicaciones, porque con ellas correríamos por los senderos del saber.

Profesor incansable, audaz, inteligente, guapo coño, hasta la muerte. Se enroló en el Movimiento 1J4 y miembro de una distinguida familia de educadores de Sabaneta.

Hoy con su partida, nos deja un hondo pesar y una gran vergüenza como pueblo, como comunidad, como conglomerado, pues no se le hizo un reconocimiento en vida a este ilustre educador de generaciones de Sabaneteros. Seguimos perdidos en las marismas de la politiquería, del arrodillamiento a estos insensatos, de las vulnerabilidades y el endiosamiento a estos miserables.

Gracias Arcadio Ramos, deber cumplido profe, algún día, cuando nuestro país este regido por verdaderos hombres con sensibilidad, su nombre aparecerá rotulado en algún sector de nuestra amada Sabaneta.

A su familia, le pido conformidad, a sabiendas que estará en un lugar especial.

Hasta pronto, Dios querrá

Ricardo González Quiñones
Uno de sus alumnos Sabanetero

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.