Por: Robert Núñez Cabrera
Sábado 16 de junio, Estadio Olímpico Félix Sánchez, Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, Santo Domingo, Distrito Nacional, aproximadamente 7:30 de la noche, nublado, casi lloviendo, no encontrábamos estacionamiento, esa fue la primera señal de que la gente acudiría al concierto de Juan Luis Guerra a pesar del mal tiempo, Dudando nos dirigimos al estadio esperando encontrar una buena cantidad de fanáticos todavía con la incertidumbre de si se iba o no a presentar el espectáculo A son de Guerra.

¡OH sorpresa! aquello estaba casi lleno, las filas para entrar eran eternas, parecía que a nadie le importaba el mal tiempo, todos se preparaban para disfrutar de lo mejor que tenemos, criollos y extranjeros, bien vestidos e informales, jóvenes, viejos, niños, la edad y el atuendo era lo de menos.

Comenzó a llover poco antes de las ocho, una hora antes de que comenzara 4-40 cuando ya el estadio estaba lleno, eche un vistazo a aquel inmenso lugar y nadie se movía, en un país donde por una lloviznita la gente se pone la mano encima de la cabeza y echa a correr, observar toda aquella apacibilidad nos pregonaba que la lluvia había fracasado en su intento por detener el concierto, o como finalmente ocurrió, era un bendición para refrescar aquella muchedumbre.

El orgullo patrio goteaba a ritmo de la música y la lluvia, los píes acompasaban con la Guira y la Tambora, las parejas se abrazaban escuchando las letras de las canciones y por el friíto que se colaba entre suspiros. Hasta las once y algo de la noche llovió, se bailó, se disfruto, Juan Luís terminó y seguía lloviendo, al público no le importó, el estadio a una sola voz, otro, otro, pidió, y el artista volvió y salió, y la lluvia continúo.

No se como se hará, pero para el próximo concierto de Juan Luís habrá que buscar la forma de que llueva para que los que se perdieron éste tengan la oportunidad de ver un acontecimiento donde se mezclan el orgullo, la buena música, la decencia, la calidad y la entrega.

Que bueno compartir con Juan Luís la nacionalidad y, como es lógico, ser de Santiago Rodríguez de donde es Yanina, la directora de 4-40, y más que todo, la hija de Juan Rosado.
Fuente:

1 Comentario

  1. De acuerdo mi querido como no tiene acostumbrado JUAN LUIS GUERRA…los sabaneteros nos sentimos tan orgulloso de ver a Yanina dirigiendo a 4-40, me decía un sabanetero vengo a ver a Yanina y a Juan Luis.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.